miércoles, 9 de mayo de 2012

Llueve

Llueve, amor.
¿Escuchás?
Las gotas quieren hablarnos, quieren poner música en nuestra ventana, en nuestro dormitorio.
Nos marcan el ritmo para que nuestras manos bailen sobre los cuerpos.
¿Podés sentirlo?
La humedad de la calle, de los techos, de tu cuerpo, amor.
Puedo palparla, olerla.
Nos pide que nos olvidemos de todo, que dejemos de lado reclamos y fastidios. Tan sólo amarnos, disfrutando el momento.


- Te olvidaste de llamar al techista, no? Si serás pelotudo. Mejor levantémonos y ayudame a correr el colchón que se va a empapar.

62 comentarios:

  1. totalmente cierto.

    es un método que use cantidad de veces en mi vida en pareja para ocultar algún olvido.

    ...me cazó siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, si no fueran taaaaaaaaan obvios!!!! :)

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. La lluvia y la gotera sobre la cama de mi hijo Manuel me inspiró. Cruel realidad.

      Eliminar
    2. viví entre goteras poco mas de la mitad de mi vida, a pesar de haberme mudado unas cinco veces, despertando a la noche para mover camas.
      tan así que cuando me mudé al apartamento nuevo, 0k, me seguí despertando con la lluvia durante casi tres años.

      Eliminar
  3. Podemos endulzar, disfrazar o camuflar la realidad con palabras....pero no podemos evitar sus consecuencias.

    Che se está mojando blogger....!

    Un beso, al salir de la rotonda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La adornamos un poquito, le ponemos un moño, la adornamos .... pero a la larga la realidad es más fuerte.

      Ando con cuidado; la ruta está mojada, vio. Beso todavía a las vueltas. :)

      Eliminar
  4. Jajaja, ya me parecía...
    Leía hasta con cierta desconfianza,
    hasta que...
    apareció mi Maleeee!!!

    Besos cariñito ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Che, no me puedo poner romanticona que ya dudan. Qué tremendas que son! :D

      Eliminar
  5. Temí que te hubiesen medicado con alguna pastilla fuertona... Aleluya! Coincido con Axis. Después de un entre digno de temer, emergió la realidad.
    Me encantó! Beso, Male! :)

    ResponderEliminar
  6. Todavía toma las mismas de siempre, sólo que me aumentaron la dosis. Se notó? Jajajajaja.


    Naaaaa, es que no me digas que los hombres no son capaz de meter cualquier verso con tal de zafar. Lo peor es que a veces lo logran!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No voy a afirmarlo, tampoco a negarlo. Se hace lo que se puede.

      Eliminar
  7. Tu relato denota cierta indiferencia (tal vez cansancio) que solamente proviene de mucho tiempo de convivencia, puede influir la edad también, en edades tempranas, por decirlo de algún modo, el goteo no hubiera interesado, al contrario, si le buscamos la vuelta hasta podría haber sido erótico; y el colchón que se moje, total, ya sabemos, siempre que llovió paró, pero después de ciero tiempo, puede ser aburrido, fastidioso, muy molesto. Yo creo que el tipo de tu relato, se dió vuelta, se cubrío con la frazada, y le dijo: "¡Por qué no te corrés y me dejás de joder!"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Tal cuál!! Los primeros años de casados ponés ollitas, te calentás por el ruidito que hacen, tirás el colchón por ahí ... y aguante la lluvia!

      Después de unos años, uno se va a dormir al sillón y otro a la cama de los hijos y listo. Lluvia de mierda, mecachendié.


      El tiempo pasa, diría Milanés, jajajaja.

      Eliminar
  8. Hay que darle humor a la vida Malena, por eso me gusta tu entrada!

    Tengo un amigo que arregla techos, vive en Orlando,Florida, si quieres le pregunto si puede pasar por tu casa.

    Besos y se feliz!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me queda un poquito lejos, pero si hace precio ..... :)

      Eliminar
  9. Ja! Cuándo no rompiéndome el corazón romántico, usté! Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero en el fondo, soy una dulce. No sabe.

      Eliminar
  10. jajaja
    Esta vez, me la venia venir... debe ser que alguna vez se me ha mojado el colchón y el romanticismo.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seeee. La lluvia es muy linda cuando no tenés goteras. ¿O será que con la edad una se pone más pragmática?

      Eliminar
  11. Male! Buenisimo! Igual la primer parte (el dia acompaña) me dio ternura y ganas de mimos! La segunda parte me tiro abajo! jaja Se ve que ahi la lluvia erosionó algo mas que el techo! Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y, las mujeres a veces somos medio corta mambos.

      Eliminar
  12. también te dejo su huella en el corazón, silbándote temores el 4/4, te cuento que están difíciles los techistas, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Si lo sabré! Tengo el techo con agueritos y no me lo qieren curar.

      Eliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Ché, así no hay romanticismo que aguante.

    (borré el anterior porque se me trabucaron las letras; la lluvia, vió)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno. También vos ... hace días que te digo que pongas el lamiplast.

      Eliminar
  15. Hola. buenas tardes, soy techista, ¿dónde está el problema?.
    Tu cuento en este día gris me resultó un "plato" Lo leí mientras me tomaba una bidu cola escuchando Los Plateros. Buenísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo escribí escuchando Caserón de Tejas, y me imaginé la desgracia de los pobres tipos, mientras le daba a una Crush.

      Eliminar
  16. No se puede decir las cosas románticamente,che...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se, se, se puede. Pero no hay adornos que tapen la verdad ni las goteras.

      Eliminar
  17. jaja...juro que no sabía a donde ibas a terminar!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había arrancado demasiado melosa para mi estilo, no? :)

      Eliminar
  18. Las goteras matan el romanticismo... :(

    ResponderEliminar
  19. ajaja simplemente genial!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. No es fortuito lo que dice la lengua popular: "El amor ciega"... cómo olvidar algo tan importante: reparar el techo primero,antes de que se venga el mundo encima, antes de que la realidad nos atropelle y nos escupa en la cara. Y se me vino de repente la canción de Calamaro: No se puede vivir del amor. Por eso hay que estar alternando en el mundo de la razón y sinrazón, en el uno para inflar el estómago con algo más que viento,y en el otro para inflar el pecho con algo que la rutina no puede ofrecernos. Nos toca andar de medianeros...

    Un abrazo concienzudo,

    Jéssica Ch. Vilardi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contigo pan y cebolla, y lamiplast y aire acondicionado en verano y una buena calefacción en invierno. Detesto ser tan realista, peeeeeeeeero ....

      Eliminar
  21. Típico, mire que con esa gotera se pueden hacer tantas cosas....besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, noooooo. Esto es la gota que colmó el vaso. Andá a llamar altechista, querés!:)

      Eliminar
  22. Me vino, así, de golpe, al leer su titulo.

    http://www.youtube.com/watch?v=8aU3mvjTC7Y

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermoso!
      Acá estamos en otoño y llueve desde hace dos días. Detrás de los cristales, llueve y llueve

      Eliminar
  23. Otro momento mágico que se carga la realidad...¡Qué bueno, Male!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad atenta contra la magia del momento.

      Eliminar
  24. El pragmatismo y el romanticismo suelen estar reñidos. Pero a tus historias les viene la mar de bien, la verdad.
    Me ha gustado, como todo lo tuyo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias!

      Y, a mi me ha pasado. No sé si peco de exceso de pragmatismo o falta de romanticismo.

      Eliminar
  25. genial Male!!! Qué lluvia cortamambos jaja
    Las goteras en el techo siempre mE hacen acordar a esa vez que se infartó el papá de mis chicos y cuando le dan el alta de la u. coronaria post stent me dice el hematólogo: "Tiene que estar por un tiempo tranquilo, sin preocupaciones, sin stress... EN REPOSO." Primera noche: quía dice poético: "llueve... pensar que antes no le daba importancia a estas cosas qué lindo..." Al rato se empieza a llover el techo de la pieza como la pmqlr1000pr! juazz las hojas del otoño habían tapado el drenaje. No comments.
    Saludos van, Male

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajaja.
      Seeeee. Las primeras gotas en la calle y sobre los vidrios son hermosas. Las goteras o bancarse 4 días seguidos de lluvia dan ganas de matar a alguien.

      Eliminar
  26. La famosa praxis femenina. Algunas veces es mejor tener un marido "arregla tutti" que uno que sea buen amante. Seguramente lo ideal sería que fueran ambos. Los hay, pero por lo general las mujeres que tienen uno así, se pasan quejándose de ellos para que no se los caguen!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo prefiero un buen amante que no se olvide de llamar al techista. ¿Es mucho pedir?

      Eliminar
  27. Siempre mordisqueás un poco. Seguí. Te extrañé pero me imaginé que estabas festejando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del mordisqueo, no sé .... estoy a dieta. :)

      Eliminar
  28. Che, qué jodida sos con el pobre tipo, dejalo cucharear en paz, siempre hay tiempo para el techista. Me hacés acordar a las mujeres que frecuentaba el infortunado protagonista de la última entrada de mi blog (no digo que lo seas, desde ya, claro que no, por supuesto).
    Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabés lo que es cucharear con una gota en la cabeza? ¡Te desconcentrás!

      Eliminar
  29. Que se empape el colchón y el mundo. De esta cama no sale nadie hasta que muramos, al menos, tres veces hoy. Y ahorita sácate los calcetines y dime otra vez,...

    Llueve, amor.
    ¿Escuchás?

    Besos payasos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y si corremos el colchón y seguimos un poquito más allá de la gotera?
      Si, los calcetines me los saco, palomo mío, porque se empaparon. :)

      Eliminar
  30. En el matrimonio el romanticismo adquiere esas curiosas formas. Pero es romanticismo eh, no se crea que no. Con los años se le toma el gusto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojo que decirle pelotudo al marido es un gesto de cariño, eh. Yo estoy convencida de eso.
      Aunque mi marido no solía estar de acuerdo, ahora que recuerdo.

      Eliminar
  31. Me hizo sonreir, me gustó mucho ese remate.
    Aunque me reconozco romántica y adoradora de la magia (o no, jaja, la gente que me conoció antes, no me reconocería ahora).
    Mimos y melosidades como "hablar en chiquito" y decir ocho mil veces "te quiero mucho... ¿sabés?" es lo que me sale desde que estoy con él y no menguó con el tiempo.
    Así que decirle pelotudo,no va...en todo caso "pelotudito mio"

    ella

    ResponderEliminar
  32. Ja, ja. No se le puede negar la habilidad.
    No sé yo si una mujer hubiera reaccionado como la de tu micropoesía.
    Muy bueno

    Besos, Malena

    ResponderEliminar