jueves, 17 de mayo de 2012

Amores de morondanga VIII

Ella, inocente y crédula, lo besó a pesar de su aspecto verde y asqueroso. Desde ese día se la pasa croando en los charcos.

28 comentarios:

  1. Para aflojar un poco con las reflexiones. Pero volverán.

    ResponderEliminar
  2. mi reflexión es que los sapos también tenemos nuestro encanto, como los desafinados tenemos corazón...

    ResponderEliminar
  3. che, que belleza de poesías que te regalaron...

    ResponderEliminar
  4. ya se sabe, tenemos que hacernos cargo de nuestras decisiones.

    ResponderEliminar
  5. Vuelvo más tarde. Tengo la cabeza tan quemada que pensé que te referías al dólar. Porque esos besos también se han visto.


    Un beso, amiga!

    ResponderEliminar
  6. Otro cuento de princesas que salieron rana...

    ResponderEliminar
  7. jajajaj, la magia es un ama de doble filo. Pobre niña inocente...

    Un abrazo, Malena

    ResponderEliminar
  8. Tantos sapos nos hemos comido, que ya somos varios los que andamos croando en los charcos...Por si acaso aclaro, me refiero a los bolazos políticos y económicos...

    ResponderEliminar
  9. Será el precio del amor de morondanga. O saltar sin croar para empujar en el evión y caer en otro charco.

    Precioso.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Si uno quiere creer en príncipes azules, que se banque la peluza.

    ResponderEliminar
  11. Después de besar algunos príncipes que se convirtieron en sapo, me di cuenta que no hay nada mas lindo que un sapo de pura raza.

    ResponderEliminar
  12. me hace acordar al cuento del principe sapo y la prostituta. ¿Lo conocés?

    ResponderEliminar
  13. Yo prefiero sapos antes que falsos principes... La idea es besarlos no esperando que se transformen, sino aceptándolos como son, Beso Male!

    ResponderEliminar
  14. Ves? Consecuencia de las historias bobaliconas que nos contaban de chicas! Qué el príncipe azul, que el sapo es un príncipe, el príncipe que te va a rescatar en su corcel blanco...
    Patrañas!!! Si comés una manzana envenenada, con suerte sólo te va a agarrar una descompostura padre. Si te toca fregar los pisos, que zapatito de cristal ni ocho cuartos! Seguro que no te van a anotar en la AFIP y vas a tener que esquivar los avances del viejo verde del patrón!!!
    Uyyyy me fui a la merde! Menos mal que le micro era para distender y no para relexionar. Me cache, que combativa que estoy!
    Muy bueno, Male!
    Saludos de la Bella Durmiente (Si, a esta hora me ataca un sueño demoledorrrrrr! Y tengo que seguir trabajando.
    Vida Cruel)

    ResponderEliminar
  15. Male, no puedo hablar. Nunca uno como la gente. Se ve que son mi debilidad ejemm A propósito, cómo me gusta la palabra morondanga!
    Saludo van!

    ResponderEliminar
  16. Y ta bien!!!
    Todo es válido, nadie tiene la verdad, y nunca más actual aquella vieja frase "el amor es ciego", en realidad, habría que decir "al amor le importa un carajo", el feo con la linda, la flaca con el chino, el negro con peliroja, la gorda con el enano, la amiga con la amiga, el amigo con el vecino, amor para siempre, amor por dos días, amor al fin y a amar al fin que se acaba el mundo! y si no también!
    Che, vos una genia, con dos renglones, pim pum pam y a la bolsa!!!
    Se va la semanaaaaaaa :)

    ResponderEliminar
  17. Genial Malena, el efecto al revés, ya ves, te crees el cuento lo pones en práctica y la que se convierte en rana es ella, estaría bueno que se hubiera convertido en príncipe él. Jaja, me gustó mucho tu hiperbreve.

    Un abrazo desde mi mar,

    ResponderEliminar
  18. esta es la que me paro a aplaudir!

    chapó!

    y beso

    ResponderEliminar
  19. Dime con quien andas y te diré quien eres...Genial!!



    y vengo de reirmeeeeee de las últimas reflexiones!

    ResponderEliminar
  20. Como toda inocente y crédula tiene lo que se merece...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  21. Una de nuestras más demenciales taras: El malhadado príncipe!!! Muy acertado. Bicos!!

    ResponderEliminar
  22. ¿No era que en esos casos él se convertía en príncipe? ¿O me engañaron? Ups qué será de mi lejos de casa, nena!!

    Paso a leer las reflexiones, besos!

    ResponderEliminar
  23. Hola a tod@s, dejo aquí una nota para invitaros a participar en la selección de los mejores blogs especializados en el género del microrrelato. Las votaciones se llevarán a cabo en mi blog hasta el próximo 20 de junio 2012. Y los resultados se publicarán el 21, Día Internacional del Microrrelato.
    Un cordial saludo,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  24. No es lo mismo un sapo que un bagre. O que una ranita verde, esmeralda y resbalosa.

    ResponderEliminar
  25. Este micro es para "la charca de las ranas"
    http://charcaderanas.blogspot.com.ar/
    mandale un mail a
    losjardinesdepuck@gmail.com
    y seguro lo publica... yo tengo dos... ;)
    Un beso

    ResponderEliminar