miércoles, 6 de marzo de 2013

Vida de perros


Yo no sé si a tu perro le gusta ladrar a lo bobo,
mi perro no, no quiere no!


No sé cómo funcionará el tema de la atracción entre perros y hombres, pero entre nosotros fallaba el "dog appeal", viste. La convivencia en ese departamentito era espantosa. Se tiraba en los sillones, gruñía todo el tiempo, daba un laburo bárbaro sacarlo a pasear y a los cinco minutos tiraba para volver. La verdad, terrible. Hasta que empecé con el sistema de premios y castigos. Sencillito. Hacía las cosas bien, premio. Hacía las cosas mal, castigo. Y paciencia, claro. Mucha paciencia. No creerás que las cosas cambian de un día para otro.
Pero ahí lo tenés. Mansito, mansito.
Ahora me voy porque me está por tirar el palito de nuevo. Y si, es un poco infantil para la edad que tiene, pero juego un rato y esta noche ligo carne de la buena.




40 comentarios:

  1. Enorme casualidad la nuestra! Fijate lo que acabo de postear yo! jaja!
    Yo he intentado infructuosamente de hacer que mi perra me de bola.
    Finalmente llegamos al siguiente acuerdo: yo tiro y busco la pelota.
    Y le debo un post todavía. A mi perra..:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con Puky teníamos una relación casi casi de madre/hija: yo gritaba como loca y ella no me daba ni bola. Con ese tamaño minúsculo, nos tenía a todos cagando. Andá a sentarte en el sillón cuando estaba ella!!

      Y bué. Ahora que no está, los sillones son enormes.

      Eliminar
  2. Rodrigo dijo:

    Brillante!! Al fin y al cabo Pavlov era el nombre del tipo, nunca recordamos el nombre del pichicho. Me engañaste, me mentiste, yo pensaba que hablaba el tipo o la tipa, puntazo for you.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la literatura no ha gastado mucha tinta en los perros.



      Aunque de algunas perras se han escrito tratados.

      Eliminar
  3. Excelente!!! Jajaja!!! Coincido con ATO! Yo sobre Greta -mi perra- no ejerzo la menor influencia. Hace lo que se le canta y la verdad no me molesta. Ella es así, loca, anárquica, buenaza y ahora me está mirando lánguida y tirada como una diosa del Olimpo sobre su sillón favorito.
    Tirá lo bola, Male! Tira la bola!
    Besos miles, mujer!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más triste, en mi caso, es que ni siquiera son mis perras! Son de mis hijos. La única que sobrevivió, encima, la trajo a mi casa el papá ... de regalo.
      Hay cada regalos que mejor ni hablar.



      Lo digo al pedo, porque es hermosa y me puede. Pero si muestro debilidad, zas.

      Eliminar
    2. Yo quiero dejar aclarado algo nomás: No es que mi perra no me da bola, no me da LA bola. Pero en casi todo lo demás, nos entendemos. Casi todo. Y en lo que no, ya voy por la tercer barrera. Mi garage comienza a parecerse a la Expo Rural...

      Eliminar
    3. Reconocelo: te da bola cuando se le canta!!!

      Eliminar
  4. Mi más sentido homenaje a Puky
    mi dios
    que nombre pero sé lo que sentís
    dan ganas de enterrar el sillon tambien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además, pobre, era fea como la puta madre.
      Puky no era el nombre original; fue transformándose en ese porque mis hijos lo pronunciaban mal.
      Pero, vale la aclaración, el original no era mucho mejor.

      Eliminar
  5. Mí último perro se llevo consigo toda mi paciencia. Des de entonces no me he visto capaz de acoger a ningún animal más. Con las animaladas de mis hijos me basto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me pasa más o menos lo mismo ... pero con los señores. :)

      Eliminar
    2. Es que hay señores muy perros y perros muy señores.

      Un saludo.

      Eliminar
  6. Tu relato me hizo ladrar de contento.

    Saludos, Malena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Moviste la cola, también? ¿Te rasco detrás de las orejas? :)

      Eliminar
  7. Me hiciste acordar al cuento de Cortazar de los relojes que se regalan hombres.
    Bien hecho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En instrucciones para dar cuerdas a un reloj, si.
      Tendría que haber dejado instrucciones para domesticar a un perro, no?

      Eliminar
  8. Muy buen relato de inversión, Male.
    Ahora fuera de lo estrictamente literario, nuestrabeagle, Trixie, hace lo que se le canta. Su última "travesura" fue comerse el cable del teléfono y gracias a eso quedé sin tono en el teléfono de mi pieza. Pero viste como son los beagles con esa cara de fotito de almanaque, imposible enojarse, por más hijadeputeces que haga. Ah sí, es la perra de mis chicos... pero ahora no le dan la misma bola que antes. Pobrecita, sólo me ocupo yo y me retribuye. Hoy me va a llevar a pasear.
    Besos van, Male

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí subí una foto de Puky. La otra, Numa, adora andar en auto. Cada vez que abrimos la puerta para subir, zas. Empujones, corridas, y ya está sentada en el lugar del acompañante antes de que nos avivemos. A veces gana y la llevo. O me lleva, andá a saber.

      Eliminar
  9. Tuve varias mascotas de chicos pero mas que nada porque eramos muchos hermanos y a veces traiamos uno "de casualidad" a casa.
    Asi fue que llego a ver unos 25 gatos.
    Despues perros varios y ahora nada de nada. Porque lo que necesitas justamente es tiempo y ganas.
    Lamentablemente carezco de ellas.

    Pero el pichicho se lo ve muy comodo e el sillon, solo le faltaria unas papas fritas y un whiskicito.

    Beso beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agrego algo terrible: ese no es el sillón, es mi cama.

      Aclaro que después de sacarle la foto salió catapultada. Solo fue una foto testigo, porque mis hijos juraban que no la dejaban pasar a mi dormitorio.

      Eliminar
  10. Buenísimo Male!...Sin duda me queda por experimentar esa atracción con un can. Algo hubo alguna vez, pero era mientras criaba a los cuatro humanos, entre todos ellos el afecto por la perra...no crecía, era apenas una cordialidad...

    ...la atropelló un auto, ahí me di cuenta cuanto la quería y entonces ya no quise más.

    Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me tocó perder dos mascotas después de tenerlas durante 15 y 12 años. Terrible. Juré que no quería más.

      Eliminar
  11. El perro de enfrente ladra a lo bobo.
    A lo bobo que lo joden todo lo dia.

    A veces me encuentro tirado en el sillón gruñendo....y J me saca a pasear.

    Un placer volver a ver crecer el Yuyo.

    Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En breve, R. te pedirá un babau y ya te veo corriendo a lo bobo!!!!!!!!!


      Te voy a contar la historia de auditor para que la pongas con tus palabras!!!

      Eliminar
    2. Si si....cuente cuente. No hay espacio para un perro......a menos que se dé el proyecto 815/b-2013/01 en el que estoy inmerso.
      Vive cerca del Barrio Chavez???

      Eliminar
  12. Aunque casi te confieso que también he sido un perro compañero
    un perro ideal que aprendió a ladrar
    y a volver al hogar para poder comer. ♫ ♫ ♪

    hay algunos amos que deberían estar atados todo el día!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decí que los pichichos son vivos y los domestican. Y algunas mujeres domestican Calamaros, jajaja.

      Eliminar
  13. Muy bueno, siempre he pensado que ellos nos han domesticado para que les cuidemos.

    bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy convencida.


      Ahora los dejo porque tengo que cambiarle las piedritas a la gata.

      Eliminar
  14. ¡Qué bueno, Malena! Me has hecho recordar los primeros tiempos con mi scottish, cuando llegó a casa y quería mandar él.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  15. Yo, hace tiempo, perdi la razon por un gato asilvestrado...

    Consegui que llegara a pensar que yo era para el algo asi como un hermano... Un hermano un poco tonto, eso si...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, no! A los gatos se les perdona todo. En casa, la perra es de mis hijos, pero la gata ¡mía!
      Me puede, lo tengo que confesar.

      Eliminar
  16. Buenísimo! Los perros nos educan sin duda!

    ResponderEliminar
  17. No sé muy bien cómo fue que llegué hasta acá, pero lo que llevo leído hasta ahora me gusta. Yo soy más chica, y algo nueva en esto.. No exactamente en esto de escribir, sino más bien en esto de mostrar lo que escribo. Voy sacando mis cosas a la luz de a poco.
    Saludos desde elzooenmicabeza!

    ResponderEliminar

  18. Tonterías acerca de cazadores-recolectores y de como nos llevan a barrer verdaderas ovejas de hirsuta pelambre canina. Narices humedad y cobayas. sweet surrender.
    http://www.youtube.com/watch?v=h2JWJYLNUq4

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prefiero condicionar animales superiores.
      POLLITO PÍO.

      Eliminar
  19. No hay nada como domesticar a una cobaya. Dicen, no sé.

    Pollito pío, pollito pío y la p que lo p!!!!!!!!

    ResponderEliminar