lunes, 16 de enero de 2012

Supersticiones

Hay ciertas esquinas por las que yo no paso, amigo.
Llámeme supersticioso si quiere, pero yo le aseguro que cada vez que piso la intersección de Jujuy y Uriburu tengo una discusión con mi mujer.
Ríase, nomás, pero es así como le digo.
Y si quiero ir a algún lugar rápido, me conviene alejarme de Mitre y Alem. Ahí siempre me pierdo. Por más que vaya con la dirección anotada, mire. Llego y me quedo parado por horas sin acordarme a dónde iba.
Si paso por Rivadavia y Lima, al otro día clavado que me duele la cabeza.
No me mire así, hombre. Le digo la verdad. Aunque en el fondo lo entiendo. A mí me llevó años de discusiones, extravíos y dolores de cabeza convencerme.
Pero desde que abandoné esas esquinas no sabe lo bien que me va.

Eso si, cuando extraño un poco aquella vida voy al bar de Tito, que está a mitad de cuadra.

44 comentarios:

  1. Es que no hay nada como un bar a mitad de cuadra para recordar los buenos tiempos.

    Muy original, Malena. Te echaba de menos un poquito...snif, :-(

    ResponderEliminar
  2. Alice:
    Seeee, yo también extraño. Pero hace muchísimo calor por estos lares, y me tira más quedarme en el agua. :S
    Pero ya estoy volviendo.

    ResponderEliminar
  3. jajajajajajaja.

    Hay supersticiones a las que es fácil encontrar la raíz.

    Hay costumbres a las que es difícil dejar de lado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta que la mujer lo encuentre en el bar de Tito! Ahi deberá agregar una nueva superstición para justificarse.

      Eliminar
  4. ¿Son calles de Pehuajó? Porque en caba parece que jamás me voy a pelear con mi mujer.
    Las supersticiones.....van dejándote cada vez más encerrado.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nombres de calles que podrían estar en cualquier ciudad, aunque confieso que en Mitre y Alem de Pehuajó me han servido algunas copas.
      Siempre hay que buscarse una pata de conejo o un bar a mitad de cuadra que nos libere de las supersticiones.

      Eliminar
  5. Che, a mí me ocurre algo similar,
    pero a la esquina en la que me peleo con mi mujer, ahora voy solo.
    A la esquina en la que me pierdo, voy cada vez más seguido,perdido lo paso muy bien, es más casi no quiero "desperderme".
    Ultimamente me duele la cabeza en la mayoría de las esquinas.
    Lo peor es que el bar de mitad de cuadra cerró por falta de clientes!!!
    Se ve que yo vivo en las antípodas de Pehuajó :(

    ResponderEliminar
  6. Ah ja ja!!!!
    La curiosidad te va a matar!
    Date una vuelta por el bar de Tito!!! ;)

    ResponderEliminar
  7. Claro ahora me doy cuenta de que vivimos muy alejados vos y yo, aquí es la 1,39 pm y allá son las 8,39 am!!! :)

    ResponderEliminar
  8. Todo esa vuelta perdida lo lleva al bar de tito. será que tito es su GPs?

    ResponderEliminar
  9. Y pensar que dentro de unos años el Bar de Tito se va a llamar "Restó Titi" o "Bistro Titoi" y en vez de Tito te va a atender una pendeja tetona que no sabe lo que es una Legui. Yo aclaro que tardé como una hora para escribir esto, pq cuesta escribir con una mano agarrándose los huevos por si acaso...

    ResponderEliminar
  10. Y la verdad, dejate de joder con la pileta pq Dany se pone mal cuando escucha esa palabra y escribí más taurina remolona!! Este me salió más rápido, pq conseguí quien me ...perdón, no es mi blog...:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si......me tiene loco con esa pileta......no sale nunca. Para el verano que viene el pozo lo voy a tener.....

      Eliminar
  11. No sabía de las supersticiones en las esquinas, pero por si acaso tendré cuidado!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Plas, plas, plas y plas.
    Un aplauso, Malena.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. podría invitarte a tomar unos vinos al bar de los torronteses
    pero si te encuentra tu mujer ahí y con todas las torrontesas
    medio en bolas, no va a haber superstición que te salve.
    jajaja
    excelente relato malena!!!!
    un beso.

    ResponderEliminar
  14. Así que cuando el viejo Aristóteles hablaba de la virtud como el "dorado término medio"... ¡en realidad aludía a la taberna de Titópulos, donde se mamaba con Metaxa!

    Genial, Malena.

    ResponderEliminar
  15. No sé si superstición pero hay lugares que te marcan.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Yo tengo supersticiones premonitorias con los lugares. Cada vez que paso por uno que definitivamente no me gusta, tarde o temprano voy a terminar, viviendo, trabajando o pasando por ahí todos los malditos días de laaaargos períodos. Posta.

    ResponderEliminar
  17. Me voy al bar de Tito a tomar un aperital con soda juazz no vaya a ser que pase por la esquina de Cerrito y Santa Fe y tenga que entrar porque es mi casa...
    Genial, Male!

    ResponderEliminar
  18. Ojo con la mesa del fondo del bar de Tito que es mufa. Yo me tomé un café y cuando salí, el universo me fue hostil. Para contrarrestar el maleficio busqué Jujuy y Uriburu pero no las encontré. Volví al bar, me senté en la mesa que da a la calle y una chica me regaló una sonrisa. Me pedí una Legui y al salir, ya todo estaba en su lugar verdadero.

    ResponderEliminar
  19. Los bares, los bares... a mi me traen lindos recuerdos, lindas historias... Genial como lo contaste Male! besos!

    ResponderEliminar
  20. Uno, cuando nadie lo ve, piensa que en la supersticion hay mucha, pero que mucha, sabiduria concentrada...

    Las cosas no son tan sencillas como nos creemos...

    Lo Invisible existe...

    Un abrazo, amiga Malena

    ResponderEliminar
  21. Yo tuve un amigo que se perdió entre la nada y ningún sitio y, también, lo encontraron en un bar. Aunque diría que no era el de Tito. Muy agudo lo suyo Malena.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Qué genial Male, un relato buenísimo!!!

    Debo reconocer que también tengo mis propias supersticiones, aunque ahora menos...
    Nada mejor que recurrir a un bar cercano y recordar lo que nos llevará a ciertos días!

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  23. Algunos supersticiosos logran suprimir efectos nocivos invirtiendo cierto orden de la superstición, en este caso todo se solucionaría yendo a Uriburu y Junín, Alem y Mitre y Lima y Rivadavia. Lógica pura.

    Carlos de apenas.

    ResponderEliminar
  24. Yo soy supersticioso, por la esquina de Murguiondo y Eva Perón, en Mataderos, no pasó jamás.
    Muy bueno, mi querida Malena.
    Besos.
    HD

    ResponderEliminar
  25. Me encanta la frescura con que relatas aquellas supersticiones. Sin ambages, resueltas en la rutina de aquel personaje. Me recuerda tu relato, a uno viejo mío, también un poco supersticioso y si gustas en leerlo: http://corazonalaintemperie.blogspot.com/2011/07/meteorologia-aplicada_16.html

    Un placer seguir pasando por tu casa. Siempre sorprendiéndome.

    Un abrazo,

    Jéssica.

    ResponderEliminar
  26. Yo, por caso, no piso ninguna vereda par. Creo que estoy logrando convertirme en un ermitaño. Out of the pool!!

    ResponderEliminar
  27. Un personaje muy literario, pero supongo que real, ¿no, Malena?

    ¿Terminó el verano norteño, Malena?

    ResponderEliminar
  28. Yo tengo tantas calles prohibidas que casi no puedo salir de mi casa. Y aun en mi casa tengo mis problemas.

    Muy bueno.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Somos animales de costumbres...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  30. Los dibujos de las rutinas y los caminos cotidianos. Las imágenes y el margen de las hojas para escribir. Me encanta leerte de nuevo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  31. Muy bueno!

    El famoso sendero del medio...siempre existe, y si no, uno lo inventa!

    Besos Male

    ResponderEliminar
  32. Las calles, los bares y las canciones corren el riesgo de esconder embrujos… pero está en uno resignificarlos otorgándoles nuevos sentidos. Lo sospeché después de haber abandonado un par de discos que me gustaban mucho y lo confirmé después de asistir a un último encuentro en un café que me gusta mucho… al que sigo yendo para ponerle más de mi historia.

    Que la desdicha y la ciudad no le hagan esquina.
    D.

    ResponderEliminar
  33. Me ha gustado mucho este relato, que podría seguir en esa línea, me parece. Tiene ese aire cortaziano del absurdo de lo cotidiano, que para mi gusto me resulta fascinante. Y no sé si es tan superstición, a mí Carlos Pellegrini y Lavalle me enfurece...Besos.

    ResponderEliminar
  34. Eso en mi barrio se llama T.O.C.

    P.d.: y vio como si paso por su blog :P

    ResponderEliminar
  35. Che, esto es Doliniano, me llevó a la época de la revista humor, qué viejo soy, bueh.
    lindo domingo pa la pile, no?
    una caricia y un beso!!!!

    ResponderEliminar
  36. (Verde de envidia por la pile)

    Hay un montón de esquinas por las que no paso, pero porque me quedan lejos...

    Besosssss

    ResponderEliminar
  37. Genial! Te felicito!

    Me encanta este espacio!Muchas gracias...

    Mazur.-

    ResponderEliminar
  38. Muy gracioso... :)
    Yo nunca tomo en cuenta esas coincidencias... será or eso que no soy supersticiosa... y será por eso que siempre me pasan cosas... jaja :)

    ResponderEliminar