jueves, 7 de abril de 2011

Dios y el mazo

Nunca pudo entender, a pesar de ser un ferviente estudioso de la palabra de Dios, si ser bueno era un premio o un castigo.
Aún así, durante toda su vida ofreció la otra mejilla, dio al César lo del César y a Dios lo de Dios quedándose con las sobras, jamás miró a la mujer de su prójimo con ojos lujuriosos ni juró en vano. Soportó con entereza la época de las vacas flacas y llegó a su vejez esperando vacas gordas que nunca vinieron.
En su lecho de muerte, levantó sus ojos al Cielo y preguntó:
- ¿Por qué, Señor? ¿Por qué me has olvidado?
Una voz lejana y grave le contestó:
- Por pelotudo.

60 comentarios:

  1. Clap! Clap!. Se viene la polémica jaja. Si le pasó al hijo de Dios, imaginense a los adoptados!

    ResponderEliminar
  2. jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja

    Entre leer el final y escribir este comentario han pasado mas de tres minutos de reloj (tiempo que he pasado en el suelo revolcandome de risa).

    ResponderEliminar
  3. jajaja!!!!!!!!!!!!!!

    Solo los sabios consiguen el equilibrio del justo medio, creo que mas de uno acabaremos escuchando esa grave voz.

    Un beso risueño

    ResponderEliminar
  4. Y.... es parte del libre albeldrío.... cómo nos cagó con eso no?

    ResponderEliminar
  5. jjajaaa excelente! jjajaa
    clap clap clap!

    ResponderEliminar
  6. Y tuvo suerte el finado, por lo menos a él, una voz le contestó; hubo otro que se desangró en una cruz esperando y nada...

    ResponderEliminar
  7. Bueno, al final se demostró la existencia de Dios a si mismo, aunque, menudo Dios más cabrito.
    :-)
    Besos, Malena

    ResponderEliminar
  8. Es muy terrible. No sé que es más terrible: la realidad o ese dios?

    ResponderEliminar
  9. Tragicómico. Pensar que existe gente que sufre eso verdaderamente, aunque no están para dar testimonio de esa respuesta...

    ResponderEliminar
  10. Yo también me lo suelo preguntar, (lo del premio o castigo) de momento me lo pregunto a mí misma.


    besos.

    ResponderEliminar
  11. Aplausos!!!!! Si existiera un dios así, sería unos de sus principales fieles. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Toro:
    Como tanto.

    Dany:
    No creo que los entenados corran con mejor suerte.

    Guille:
    ¿Sabés que tenés una risa contagosa? Jajajajaja.

    Patricia:
    Es un delicado arte el de caminar entre las froteras de la maldad y la bondad. Dicen que los que logran dominarlo, son felices.

    Laura:
    Gracias.

    Lola:
    Nos quitó la posibilidad de culparlo. No re cagó.

    Lila:
    Gracias por los aplausos. ¿Eran para mí, para el cuento, para el señor bueno o para Dios?

    Alberto:
    Por eso tu nombre es ideal: noesperesnada.

    Torcuato:
    O era la mujer que contestaba desde el altillo. No se sabe. :)

    Curiyú:
    Ambos.

    Delaygue:
    Ya no están. Que nos sirva su ejemplo de vida. Para bien o para mal. No sé.

    Claudia:
    Esa es mi duda existencial. Aún no la respondo.

    Javier:
    Ese sería una especie de dios mitológico, lleno de defectos humanos, no?

    ResponderEliminar
  13. Ójala todos los dioses fueran tan sabios y expeditivos.

    De existir, seguro que Dios es argentino. No hay duda.

    Buen fin de semana, Malena.

    ResponderEliminar
  14. Jajaj, muy bueno.

    No le quedaría claro que significaba ser bueno, pero lo de pelotudo, más contundente no pudo ser.

    Besitos

    ResponderEliminar
  15. Joder, Malena... Sublime. Ves? no lo digo yo. La piba se sienta y, como quien se rasca las nalgas, escribe verdades como montañas, palabras sublimes y nos hace mearnos a todas de risa.

    Hoy, no puedo por menos que dejarte, otra vez, aquí mi sombrero, es decir... el tuyo.

    Besos pelotudos... sin calcetines.

    ResponderEliminar
  16. Con textos como este tengo que reeditar un "te quiero Malena" Encantome este texto

    ResponderEliminar
  17. Esa es una buena respuesta para el tipo de creencia desmedida que exigen para ese rubro.

    Suerte y cuidad con los rayos.

    J.

    ResponderEliminar
  18. No habrá sido el diablo el que habló?

    ResponderEliminar
  19. jajajajjaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaajjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjaaaaaaaaaaaaaaaa....para mas graciosos, los anteriores comentaristas, yo no paro de reirme y como dice Javier Noya, yo también sería su seguidora.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Le estuvo bien empleado...por huevón y calzonazos.

    ResponderEliminar
  21. Ayn Rand y los darwinistas sociales no lo hubiesen dicho mejor.

    ResponderEliminar
  22. Si era un pelotudo, alguien tenía que decírselo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Hay que hacer y ser lo que a uno le nazca. Ser porque te lo dice fulano, dios o tu vecino, no sirve.

    Gracias por hacerme reir un ratito, Male :)

    Besos!!

    ResponderEliminar
  24. A la semana de ocurrida su muerte, ni Dios ni nadie sabían donde estaba. Se revisaron las listas celestiales, se actualizaron los datos del Purgatorio, San Pedro mismo fue levantado en peso, pero nada. Era como si se lo hubiese tragado la tierra; literalmente se lo tragó la tierra; por elección propia descendió a los Infiernos; se dice por lo bajo, que a la fecha es la mano derecha del Diablo.

    Moraleja: como dice el tango, no hay que avivar giles que se te vuelven contra

    ResponderEliminar
  25. ¿Y cómo sabemos que la voz (en caso de pertenecer al diablo) decía la verdad? Disculpen pero en el cuento no se deja explícito que el sufrimiento fue en vano (si es que lo fue en realidad para el hombre, tal vez se sentía bien viviendo de ese modo). No concibo una vida tan restringida, yo no podría sobrellevarla. Tampoco comparto muchos argumentos de la religión que propone esa clase de entrega (desdeño los modos que utiliza para instruirla/incorporarla a la fuerza)aunque creo en su Dios. Pero me parece que calificar de pelotudos a la gente que tiene fé, obra en pos de ella, la respeta, y vive su vida de manera totalmente válida como todos nosotros, me retrotrae a otros tiempos... Donde ser de una religión distinta significaba lo mismo que pertenecer a otra raza, descender al nivel de los animales no racionales. Mal gusto. Sin embargo, gracias a expresiones artísticas como esta es que uno puede abrir debate y expresar sus opiniones. Aplaudo al escritor por permitir que a traves de un microcuento (controvertido) se reflejen tan jugosas y variopintas opiniones.

    ResponderEliminar
  26. Ramón:
    Si son sabios y expeditivos, no son argentinos. Eso seguro. :)

    Su:
    A él le gustaba decir que era buenudo. La contundencia del otro término le dolía.

    Lila:
    Entonces, GRACIAS (con mayúscula).

    Kum:
    Vamos, no me hagas poner colorada.
    Besos.
    Y póngase el calcetín, paloma mía - diría Serrat. :)

    Tano:
    Reeditemos este amor bloguero. Encontome tu encantamiento.

    José:
    Me encantó el concepto de creencia desmedida. Voy a adoptarlo.

    Marcelo:
    La respuesta de Delaygue, redondita.

    Delaygue:
    Remitirse al comentario de arriba. Estuviste redondito.

    Magah:
    No te me hagas pis, eh. Jajajaja.
    ¿Cómo va la lucha antitabaco?

    Helen:
    Es que Dios es justo.

    Rob K.
    Mejor, no sé. Pero más claro, imposible.

    Jou:
    Y quien mejor que esa voz.

    Flor:
    El tipo era bueno por naturaleza. No creo que la maldad se pueda reprimir toda la vida. Sería muy pelotudo.

    Carlos:
    Jajajajajajajajajajaja.
    El epílogo perfecto.
    GRACIAS.

    ResponderEliminar
  27. Nacho:
    Nunca sabremos si esa voz tenía razón. Es parte del misterio de la vida. El cuento - y mucho menos la autora del mismo- intentan dejar nada explícito.
    La existencia de Dios no me quita el sueño. Pero en lo que no creo ni creeré jamás es en los preceptos que nos dijeron que eran divinos.
    No sé a que otra época te retrotrae este texto. ¿Estás tratando de decir que discrimino? Si tuviera que vedar el acceso a este blog de los pelotudos sería una real macana. En principio, yo no podría publicar.
    Negar que todos tenemos actitudes pelotudas en la vida es pecar de soberbia.
    Y creer que es un insulto para los que siguen los preceptos de su religión es no conocer argentinismos. Un pelotudo es un chambón, un caído del catre, un inocente.
    Y si, me hago cargo. Entiendo que el que cree que Dios le debe dar vacas gordas porque se portó bien es inocente o pelotudo, o viceversa.
    A Dios rogando y con el mazo dando (por eso el título).

    ResponderEliminar
  28. Malena, creo que tu imaginación remontó un vuelo mas alto que las palabras que escribí. Nunca dije que discriminas, nunca negué que el ser humano tenga actitudes pelotudas. Simplemente dí mi opinión al respecto de tu cuento. Y en ella no encuentro ninguna de las descripciones que le atribuís. Solo me pareció que decirle pelotudo a una persona que dedica su vida a una pasión fue de mal gusto. Vos la dedicarás a la escritura (supongo). El individuo surgido de tu mente la dedicó a la religión. Estando en el siglo XXI señalar con un dedo índice de tal tamaño a alguien que posea formas de vivir distintas me arrojó a tiempos del fascismo. Obviamente que esto se proyecta pura y directamente al marco de tu cuento, no lo tomes como algo personal. No creo que discrimines, mucho menos creo que seas fascista. Lo dejo explícito.

    ResponderEliminar
  29. "Pero me parece que calificar de pelotudos a la gente que tiene fé, obra en pos de ella, la respeta, y vive su vida de manera totalmente válida como todos nosotros, me retrotrae a otros tiempos... Donde ser de una religión distinta significaba lo mismo que pertenecer a otra raza, descender al nivel de los animales no racionales"

    Será por ese párrafo que te malinterpreté. Disculpame.


    Cada cual vive su vida dedicado a lo que quiere: a Dios, a la pasión o a sobrevivir. Cada cuál es dueño de hacer con ella lo que se le antoja o, sencillamente, lo que puede.
    Claro que no estamos exentos de que los demás nos tilden de pelotudos por eso.

    Me gusta debatir, me interesa recibir comentarios como el tuyo. Gracias.

    ResponderEliminar
  30. No, por favor, no restrinjan la entrada a los pelotudos.

    ¿Qué iba a hacer yo entonces?...

    Pd: Serrat dirá lo que quiera, vos, quítatelo. jajajajajajajajaaaaaaa... (perdón, maestro).

    ResponderEliminar
  31. Yo creo que la voz que le respondió, fue la de él mismo,viéndo que se iba si haber dsifrutado a fondo, o si,pero viendo que se iba.
    Yo creoque hay que ser buenos
    Besos

    ResponderEliminar
  32. Y para no ser pelotudo que tenia que hacer, ¿cagar a medio mundo?

    ResponderEliminar
  33. Y ya que esta los invito a mirar la portada de mi blog //mirenloqueveo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  34. Kum:
    Pasá tranquilo. Que Dios nos cría y el viento nos amontona. :)

    Carmela:
    Pero se puede ser bueno y disfrutar. Creo que la bondad debe ser bien entendida.

    Alice:
    Muy buenudo.

    Sofam:
    Para no ser pelotudo no hay que cagar a medio mundo. Con no dejarse cagar por medio mundo basta.
    Paso por tu blog.

    ResponderEliminar
  35. Si te gustó el concepto, adelante, es tuyo.

    Suerte

    J.

    ResponderEliminar
  36. usté es una Capa! hasta para "pintar" ese dios, que por una vez, me ha caido de leche, vea. cómo me he reído!

    aplausos!

    (ah, no sé. soy una señora grande, tarde para ser buena!)

    ResponderEliminar
  37. No está en mi animo polemizar, ni salir en defensa de dios, el sabrá defenderse solo, ni tampoco poner mi mirada critica exclusivamente en vos, podría darse el caso que ni siquiera fuese tu opinión personal la que se vuelca en un cuento, de hecho yo también he intentado escribir alguno de ellos y no necesaria mente soy yo el personaje de los mismos ni siquiera es mi propia opinión.

    Dicho esto, digo, que no veo en el personaje de tu cuento, que haya tenido actitudes de vida para que se lo haya considerado un "pelotudo".

    Me has respondido que para no serlo es condición no dejarse cagar por al menos medio mundo, no creo entonces que cuando alguien pone la otra mejilla este incumpliendo con tal condicion, me parece mas bien una actitud valorable, ¿que debiera hacerse?, ¿vengarse?.

    "Dar al Cesar lo que es del Cesar y a ............ " ¿no es acaso una actitud justa?.

    El personaje del cuento no dejó de mirar a las mujeres, solo como vos decis, no lo hizo con una mirada injurisosa ( Si tampoco lo hizo con la otra mirada fue un" PELOTUDO").

    "Soportó con entereza la epoca de vacas flacas", loable actitud, ¿que debiera haber hecho entonces?, ¿tirarse bajo el tren? (hubiese sido un "PELOTUDO".

    "No le llegó la epoca de vacas gordas "¿y que? .

    Para redondear, no veo entonces que en su vida se haya dejado cagar por medio mundo (salvo que una parte de su historia no la hayas contado), si veo, actitudes de vida valorables y que justamente si todos las tuviesemos no cagariamos a medio mundo para que pasen a la condicion de pelotudos.

    No habrá sido entonces esa voz lejana y grave la de un humano "piola" y no la de dios.

    ResponderEliminar
  38. A mi modo de ver, la pelotudez no vendría de lo que haya hecho el pobre señor o de lo que haya dejado de hacer, sino de haberlo hecho esperando algo a cambio (sobre todo de un ser dudosamente existente) y no por convicción propia, digo yo.

    Los temas de fe son siempre espinosos. Y eso sólo indica que nos tomamos nuestra fe demasiado en serio. La fe en sí no suele ser más que un asidero, un clavo ardiendo, con el que paliamos una serie de carencias, de dudas, de miedos. Una herramienta. Por más que queramos o no reconocerlo. Lo triste, en mi opinión, es que convertimos esa "herramienta" en dogma (así nos lo enseñan, claro). Tal vez deberíamos aceptar que nuestra fe, sea la que fuere si la tenemos, no deja de ser tan mentira como las verdades de los demás... o viveceversa. Creemos lo que queremos creer o lo que nos conviene. Y eso no es malo. Lo malo es que, en general, son creencias heredadas o aprendidas que aceptamos tal cual como propias y, peor aún, como verdades inmutables, y entonces la herramienta se convierte en lastre, en obstáculo para nuestro crecimiento, para nuestra felicidad...

    Nos creemos un cuento que nos consuela y hacemos del cuento una verdad inmutable.

    LLevamos miles de años haciéndolo. Miles. ¿No sería ya horita de irse inventando cada uno su mentira, su verdad, y aceptar las de los demás con naturalidad, con algo más de buen humor?

    Eso nos haría más libres... más fuertes, menos manejables.

    ¿Pelotudos?, claro que sí. Todastodos. Pero se puede ser pelotudo sabiéndolo o ignorándolo.

    Yo sé que mi verdad es mentira. ¿Qué mayor pelotudez? Pero nunca pediré nada a cambio de lo que hago. Soy el responsable único de mis pelotudeces. A mucha honra.

    Así lo entendí yo. Por el lado pelotudo, claro.

    Por eso, aplaudo otra vez a Malena. Sin calcetines, eso sí.

    Besos de mentira.

    ResponderEliminar
  39. José:
    Gracias. Voy a usarlo, te lo aseguro.

    Miralunas:
    Vamos, que usté es más buena que el pan. Si es tigre y de géminis como mi vieja.

    Sofam:
    Lo primero que quiero aclarar es que yo considero que el señor era un pelotudo. Más allá del cuento.
    La pelotudez radica en esperar la recompenza por su bondad, en preguntarle a Dios por qué no lo había premiado por ser bueno.
    La bondad, para ser tal, debe ser altruista. De lo contrario estamos comerciando con Dios. ¿Te acordás de la letra de Charly? "Dios es empleado en un mostrador, da para recibir".
    No sólo creo en la bondad. Me considero buena, es más. Pero porque sí, porque me nace, porque quiero a la gente ... no porque espero mi premio.
    Por otro lado, la Biblia también nos enseña que quedarse con las sobras y esperar sentado las vacas gordas no está bien. Te remito a la Parábola de los Talentos.

    Kum:
    ¿Qué decirte? Vos me entendés.
    Besos de verdad.

    ResponderEliminar
  40. Jaja! Simplemente genial. Simplemente por eso, hace un tiempo decidí dejar de ser pelotuda.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  41. Bien, ante la reafirmacion de la autora, de la condicion de pelotudo del fulano mi intento de su revindicacion ha fracasado.
    Me hubiera gustado si, que hubiese quedado una rendija para la duda.

    ResponderEliminar
  42. Curiosamente, fueron las mismas palabras de Cristo en la cruz ("Padre, por qué me has abandonado").

    Pensamiento provocador, ver al mismo Cristo encuadrado en ese calificativo...

    ResponderEliminar
  43. ¡Como que jamas codicio a la mujer de su projimo...!

    Eso no me lo puedo creer...

    Es como aquello del mito de las 11.000 virgenes de que hablaba la Biblia... ¿Pero hubo alguna vez 11.000 virgenes...?

    Imposible, ya lo decia Jardiel Porcela, que de esas cosas sabia latin..

    Un abrazo, Yuyo

    ResponderEliminar
  44. Uy, Diooooo!!




    (me vi)

    ¡¡¡ajjajajjajaj!!

    Besos

    ResponderEliminar
  45. Muy bueno. Lo que comprueba esta historia es que Dios es argenino, además porteño, muy probablemente enfermero. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  46. Vine por el post de Dany y me gustó el post femenino ese... pero con este me compraste! jajajajaja! G-E-N-I-A-L!!!!

    Te sigo leyendo, beso!

    ResponderEliminar
  47. Brynhild:
    Yo lo decidí. No lo he logrado hasta ahora, jajajaja. Pero sigo participando.

    Sofam:
    La duda siempre está. Es existencial.

    Rob:
    Que el señor del cuento parafrasee a Jesús tiene que ver con su sentimiento, no con el sentimiento de Jesús.

    Antiqva:
    Imposible! Por eso siempre agredecí que nadie me prohibiera mirar al hombre de mi prójima.

    Pato:
    Secreto: el señor del cuento soy yo.
    Jajajaja.

    Julio:
    Dios es argentino, pero atiende en Capital. Te lo digo yo, que soy del campo.
    Un abrazo.

    Pablo:
    Pero .... ¡si serás barato! Jajajajaja.
    MUCHAS GRACIAS!!
    Bienvenido.

    ResponderEliminar
  48. "Y con su último suspiro se cagó en los clavos de Cristo y Dios se permitió por fin una sonrisa."


    Un abrazo

    Octavius Bot

    ResponderEliminar
  49. Yo también opino que Dios (si acaso lo hay) abandona. Cada vez mas claro.
    Dicen que cuando uno no tiene fuerzas paraseguir luchando, reza. Hay demostración mas clara de los intereses humanos?
    Me ha gustado muchísimo tu entrada (y eso que es la primera que te leo)
    Te dejo un abrazo desde LA BELLEZA DEL AZAR.
    Cita

    ResponderEliminar
  50. Me recibiste con una carcajada... Me encantó!!!!!

    Es una respuesta que bien podría haber dado yo!!!!!

    Muy bueno, beso

    ResponderEliminar
  51. Malena, dejemos el muerto descansar.
    Y cuelga un nuevo post... es que se debe sentir más pelotudo aún, el pobre.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  52. Octavius:
    Todos los incurables tienen cura cinco segundos antes de la muerte. (Almafuerte)

    Cita:
    Existirá algo donde realmente no haya interés escondido? Ojalá que si.
    Bienvenida.

    La novia:
    Qué bueno que se llene el blog de risas. Gracias.

    Jou:
    Usted lo pide, usted lo tiene.

    ResponderEliminar
  53. Joder, qué bueno el final. Me gustó.

    ResponderEliminar
  54. Gracias, Javi. Me alegra que te haya gustado.

    ResponderEliminar