jueves, 24 de marzo de 2011

La memoria


Nos bombardean con discursos los que estuvieron escondiditos y muertos de pánico hasta hace unos años.
Nos dicen que el pueblo que vive con la vista en el pasado no puede avanzar.
Nos quieren explicar que - al fin y al cabo - tan mal no estabamos, que si vos no te metías con nadie, nadie se metía con vos, que algo habrán hecho los que desaparecieron y algo habrán hecho también los hijos recién nacidos de los que seguramente algo habían hecho. Por eso siguen desaparecidos y en manos de sus captores, gente buena que los educó bien.
Y pretenden que olvidemos los periodistas que vendieron su pluma, los empresarios que se llenaron de plata, los jueces que cerraron los ojos, para poder seguir vendiendo sus plumas a nuevos postores y llenándose de plata y cerrando los ojos.
Los traidores pretenden que olvidemos.
Los traidores dicen que la memoria duele.
Y si.
Duele.
Y dan ganas de llorar.

Llora nomas botija
son macanas
que los hombres no lloran
aqui lloramos todos.

Gritamos berreamos moqueamos chillamos
maldecimos
porque es mejor llorar que traicionar
porque es mejor llorar que traicionarse.

Llora pero no olvides.

Mario Benedetti



47 comentarios:

  1. La irracionalidad, el egoísmo y la maldad, en algunos, es infinita. En España, a los que quieren enterrar a sus muertos dignamente, porqué, aún, sesenta años después siguen en cunetas, fosas y olvidados, les dicen, estos mismos, que lo único que buscan es remover el pasado y hacer daño al presente. No al olvido!!!


    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Los pueblos, como las personas, si no lloran, es que no han zurcido sus heridas. Algunos -a los que interesa o tienen miedo- dicen: ya se curará sola, déjala tranquila, no sea que se infecte. Pero para curar las heridas hay que tocarlas.

    ResponderEliminar
  3. Yo te leo a veces en silencio y no te digo nada. Y en general con este tipo de temas me quedo sin palabras y prefiero guardar silencio, pero entre tus palabras y el poema de Benedetti que pusiste me hiciste lagrimear. Y conste que yo no sé llorar. Te mando un abrazo inmenso de todo corazón.

    ResponderEliminar
  4. La memoria duele sobre todo si te obligan a olvidar.

    Es necesario un duelo y para eso hace falta pedir y obtener el perdón.


    Me gusta tener noticias de allá de primera mano.

    besos

    ResponderEliminar
  5. claro que duele. desgarra.
    siento que todos tenemos atravesadas en el cuerpo, esa historia, que continua siendo actual, y que lo seguirá siendo, mientras no haya justicia.
    lo explicaste tan bien... a mi no me sale explicarlo bien. Te leo y me conmuevo aun mas.
    besos, M.

    Lila.

    ResponderEliminar
  6. No olvidar.
    Y juzgar a todos los que tengan algún tipo de responsabilidad.
    Que nada quede impune.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Conservar ese punto de rabia ante la injusticia que nos impide olvidar.

    Nunca perdonar lo imperdonable.

    ResponderEliminar
  8. Jou:
    ¿Cómo podrían dañar al presente? ¿Cómo construir el presente sin pasado? Es, como decís, un discurso irracional.

    Ramón:
    Pretender que la herida no existe, no va a impedir que sangre. Y las heridas que cierran solas, cierran mal y se vuelven a abrir en el peor momento.

    Maia:
    Gracias, de corazón, por tu abrazo, tus palabras y tus lágrimas. Benedetti siempre me conmueve.

    Claudia:
    Hoy es cumplen 35 años del golpe militar más sangriento que tuvo nuestro país. Todavía siguen desaparecidos muchísimos hijos nacidos en cautiverio. No han pedido ni pedirán perdón. Siguen escudándose en la teoría de la guerra civil. Por eso ... ni olvido ni perdón. Justicia.

    Lila:
    No hay que olvidar para que no se repita. Nunca más. Gracias por lo que me decís.

    Toro:
    Justicia.
    Es algo que ellos no le dieron a los que torturaron, mataron y desaparecieron. Pero nosotros no somos ellos. Nosotros pedimos juicios justos.

    ResponderEliminar
  9. Carmela:
    Gracias. Lo recibo y te mando otro.

    Guille:
    Ojalá siempre nos espante la injusticia.
    Ojalá no se le de a los injustos el regalo del olvido.

    ResponderEliminar
  10. Y aquí estoy pensando lo mismo. Esos años fueron duros para mí y por eso cada tanto me dan ganas de llorar. Y asi lo hago. Y no me olvido. Hay muchos que cobardemente se esconden hoy y se mezclan con nosotros.....

    Un beso Malena...como estás vos?

    ResponderEliminar
  11. Me aterra que los países pierdan la memoria, que duerman tranquilos aquellos que hicieron daño, porque eso querrá decir que podrán volver a hacerlo.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  12. Existe un miedo bíblico a mirar atrás, no vaya a ser que nos ocurra lo mismo que a la mujer de Lot. “No mires Sodoma mientras arde, piensa que Sodoma nunca ha existido”. Se tiende a pensar en la maldad como en una desviación, pero la maldad, así como la bondad, es inherente a la humanidad. Y mientras no mostremos en plaza pública nuestras vergüenzas y restauremos la memoria de los oprimidos, corremos el riesgo de que a hurtadillas, en el silencio, la maldad vuelva a arraigar.
    Muy buen texto Malena. Me ha emocionado
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Dany:
    Llorá mientras te acordás. Llorá, putea y no te olvides porque es lo que esperan. Y vamos a cagarlos a pura memoria.

    Yo estoy .....
    Estoy. Y no es poco.
    Gracias por preguntarme.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  14. Alice:
    Los países sin memoria están condenados a tropezar mil veces con las mismas piedras.

    Vera:
    Recién nos cruzamos en el blog de Emma, que subió ese poema impecable de Irene Gruss.
    A veces, mirar atrás implica tener que hacerse cargo de nuestros errores, de nuestra inercia, de nuestra ignorancia o de nuestra cobardía. Y es duro. Por eso prefieren echar un manto de olvido no sólo los traidores.
    Siempre me pareció más honesta la actitud de la esposa de Lot, que miró hacia atrás, que la del propio Lot, que cuando le convenía hizo negocios con los sodomitas y después, cuando dejó de convenirle, los repudió.
    Hay que mirar atrás sin miedo a la sal. Al fin y al cabo, ayuda a cicatrizar.

    ResponderEliminar
  15. Siempre la palabra precisa, la palabra perfecta. Vamos a cagarlos a pura memoria. Aunque sea con cuentitos de mierda (como "Raquel"... ¿te acordás?).

    La memoria duele, sí. El olvido no tendría perdón. Es lo que los culpables, los cómplices y los traidores, esperan de todos nosotros. Acá y allá.

    Sigamos viviendo, amando... pero olvido... Olvido no.

    Besos con memoria, Malena.

    ResponderEliminar
  16. ...Con tu permiso, lo cuelgo en "sugerencias..."

    ResponderEliminar
  17. Yo te permito todo lo que quieras simpre que no vuelvas a decir que Raquel era un cuentito de mierda.
    Sigamos. Se puede ser feliz con toda la memoria a cuestas. Pero si nos olvidamos, sería una felicidad de morondanga.
    Besos que no olvidan.

    ResponderEliminar
  18. Pasé a echar un ratito entre tus cosas y a saludarte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Male, justamente, se llora porque no se olvida.
    Caramba, si hasta los animales buscan a sus crías perdidas.
    JUSTICIA, la mejor palabra.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Malena, qué día este de recuerdos. En España pasa igual, y ahora nos enteramos de muchas cosas que pasaron, lo de los robos de niños, que también son nuestras. Y qué vamos a olvidar, olvidaremos o recordaremos lo que nos dé la gana, pero primero con la verdad.
    Te dejo una cancioncita de este poema de Benedetti que ya habrás oído, pero que está bonita cantada por Pablito Milanés:
    http://www.youtube.com/watch?v=M5xbttkyxGI

    ResponderEliminar
  21. Y Kum*, de ninguna manera te permito tampoco que llames a Raquel cuentito de mierda... ni en broma, vale?
    Abrazos para los dos

    ResponderEliminar
  22. Ni olvido ni perdón, es una gran frase. Hay que atesorar lo que tenemos, se escucha cada cosa a veces, los que vivimos esas épocas en la secundaria o en la facultad, nunca vamos a olvidar a los amigos perdidos. No hay que olvidar, porque la justicia aún no se aplicó, aún hay muchos culpables sueltos. Ojalá llegue el día en que todos sean juzgados, pero cada día lo dudo más. Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Mis disculpas, chicas. Se me fue la mano. No se me enfaden, saben que las quiero mucho a las dos...

    Male, ¿sería mucho atrevimiento enlazar aquí a Raquel, como compensación? Además, no me imagino un mejor sitio para este cuentito. A Raquel le hubiera encantado estar aquí. Nos contaría un cuento. Seguro.

    Besos Malena, Besos Anita.

    ResponderEliminar
  24. La sonrisa de Hiperión:
    Gracias por pasar. La próxima vez, si querés, también podés leer.

    Patricia:
    El dolor de esas madres es desgarrador. Ver que se llebaban a tu hija embarazada, sacar cuentas del momento del parto, saber o no saber si estaba siendo atendida y nunca más tener noticias de tu nieto. Aún sin entender de política, hay que entender de humanidad. Por eso, justicia (una vez más, aunque ya haya repetido esa palabras mil veces hoy, no me canso).

    Anita:
    Benedetti y Milanés juntos ... ¡qué maravilla!
    Primero la verdad, siempre la verdad.
    Y a Kum tirémosle las orejas juntas, a ver si aprende. :)

    Brynhild:
    Lamentablemente, yo también empiezo a dudarlo. Y la justicia tiene que ver con el castigo. Que le digan que son culpables, pero los dejen andar por las calles como a cualquier hijo de vecino no es justicia ni nada. Es una pantomima.
    Castigo a los culpables.

    ResponderEliminar
  25. Kum:
    Ya era hora! Estaba esperando el enlace a Raquel, para que los demás puedan disfrutarlo. :)
    Te perdonamos porque te queremos mucho.

    ResponderEliminar
  26. Buenisimo Male.
    Como no podía ser menos escribí un texto gemelo al tuyo... así... en honor a nuestro amor bloguero. Beso grande Male.

    La memoria duele. Y el dolor es parte de la vida. Lo que tienen, los traidores, es que en el fondo, desconocen integramente la aventura de vivir. De la muerte saben mas. Y en la muerte (y la carcel) se van a pudrir.

    NI OLVIDO NI PERDÓN. MEMORIA Y JUSTICIA.

    ResponderEliminar
  27. Aqui (en la ciudad de Cordoba) fusilaron a mas de 2000 personas en los tiempos de la Guerra Civil... Ahora, pasados mil años, van a poner una inscripcion piadosa en algun rincon del cementerio (y eso de que el alcalde es comunista desde hace mas de 30 años)...

    ¿Y ya está?

    Nadie dará un abrazo a las pocas viudas que quedan... O a los hijos... Nadie explicara nada?

    Sabes, los jovenes ya no saben nada de aquello... Tienen mas cercana la guerra de Troya...

    Estan condenados a que la tragedia, al menor descuido, se repita...

    Un abrazo muy pesimista, amiga

    ResponderEliminar
  28. Ah, y supongo que sabras lo que le está pasando al Juez Garzon...

    ResponderEliminar
  29. Qué bien lo has dicho, Antiqva: tienen mas cercana la guerra de Troya.

    Perdón, Malena, no puedo dejar de estar aquí:)

    Besos con plumas.

    ResponderEliminar
  30. El poder de llorar es barrer al olvido.
    http://enfugayremolino.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  31. Intentan modificar memorias, borrarlas... se olvidan que hay cosas que quedan guardadas en el corazón, que dejan una huella indestructible...

    Contra eso, nadie puede.

    Besitos

    ResponderEliminar
  32. sabés, Piba? despues de tantos años, ayer no fui a la plaza. me quedé en casa, quieta. pensando.
    a veces, me parece que la memoria se desdibuja entre tantas banderas.
    y si, dan ganas de llorar.

    un abrazo, en la vereda.

    ResponderEliminar
  33. Malena, los desaparecidos en Chile claman por justicia desde las fosas comunes. En el Desierto de Atacama se escuchan sus voces por las noches y en el Oceano Pacífico, los hombres y mujeres que fueron lanzados desde aviones de la FACH a sus aguas exigen NO AL PERDÓN Y AL OLVIDO.
    La impunidad de los monstruos asesinos, secuestradores, violadores y torturadores es un insulto a la humanidad. Una afrenta a los padres, madres, abuelos y abuelas que han quedado para siempre con la cruel interrogante del paradero de sus seres amados.
    Si esto se perdona, si esos monstruos reciben amnistía entonces habría que reescribir la historia y erguir nuevos monumentos a Hitler, Stalin, Pol Pot y Musolini.

    Un abrazo solidario desde Copenhague,

    Ian.

    ResponderEliminar
  34. Borges dice que el olvido es una forma de perdón. No siempre. Yo tengo más facilidad para perdonar que para olvidar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  35. Nunca olvidar, el que pierde la memoria, repite los mismos errores.
    Fue demasiado grande el espanto como para olvidar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. Borges dice –perdón, Marcelo, por el plagio de introducción– que las cárceles son unos sitios terribles donde las personas que entran jamás pueden salir.

    A veces me regocija la sensación de que el viejo tuviera razón.
    D.

    ResponderEliminar
  37. Tano:
    Saben de la muerte. Son hermanos de la parca. ¿Te acordás de la contratapa que Barcelona le dedico a Luciano Benjamín Menendez?
    Nuestro amor bloguero ya tuvo hijos gemelos. Quien lo hubiera dicho :)

    Antiqva:
    Seguimos de cerca lo que está pasando con Garzón. Creo que tiene el apoyo de la mayoría de los argentinos y, me animo a extenderme, de los chilenos.
    Creo que el mayor miedo, y por eso animamos a la memoria, es que nuestros hijos no recuerden.

    Hay una canción que dice:
    Cuando no recordamos lo que nos pasa,
    nos puede suceder la misma cosa.
    Son esas mismas cosas que nos marginan,
    nos matan la memoria, nos queman las ideas,
    nos quitan las palabras...

    Un abrazo grande.

    Kum:
    No me pidas perdón por estar! Acertadísimas las palabras de Antiqva.
    Besos emplumados.

    Laura:
    El llanto lava el dolor, no la memoria.

    Su:
    La memoria social es, a veces, tan selectiva! Hay que luchar para que siga activa.

    Miralunas:
    Lo que a mi no me gusta, ni me gustará jamás, son los que intentan capitalizar el dolor (y en estas fechas aparecen debajo de las baldosas). Es decir, pelan chapa de "sufridos" para ganar un voto, un apoyo del gobierno ... algo. Esto no tendría que tener que ver con banderías políticas. Nos duele a todos, como sociedad, más allá de la militancia actual. 9 de Julio, 25 de Mayo, 24 de Marzo ... sólo banderas argentinas tendrían que verse.

    Ian:
    Nuestro dolor se extiende a toda latinoamérica, lamentablemente. Y vemos lo que pasa también en España. Parece que el olvido es un brebaje que nos quieren dar de tomar a muchos.

    Marcelo:
    El olvido es una forma de perdón, pero no funciona a la inversa. Se puede perdonar y no olvidar.
    Yo concibo al perdón como una forma de conseguir la paz personal, no de ofrecer la otra mejilla o regalar impunidad. Si alguien hizo daño, que pague las consecuencias.

    Pato:
    No existe el olvido.

    Daniel:
    De las cárceles reales y de las otras. De la mayoría de los sitios terribles no se puede salir jamás.
    Al menos, no iguales.

    ResponderEliminar
  38. A veces me pregunto, si en alguno de los jóvenes desaparecidos no existía el designio de descubrir la cura milagrosa, o la extraña relación del adn y la longevidad, o acaso la ecuación que terminase de una vez con las dudas sobre el teorema de Fermat. O justamente el conocimiento que hiciese inecesario el uso de la energía atómica. Nunca lo sabré, pero lo sospecho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Interesante texto, palabras inquietas conforman un reclamo puro y sin fisuras. Me dejó pensando en una frase del escritor Angel Gonzalez que decía mas o menos así...

    "Alguién cierra los ojos para ver y sentir que lo apuñalan friamente y en forma justa, con ese hierro viejo, llamado memoria..."

    Ángel González

    Como olvidar entonces...

    Un cariño inmenso y gracias.

    Juan

    ResponderEliminar
  40. Y pretenden que olvidemos esos sucios mentirosos de sotanas impúdicas.
    Impecable Benedetti.
    Lloro, berrincheo y le cuento a mis hijos para que ellos tampoco olviden.

    Las banderas pueden desdibujar en algún sentido escenográfico, pero nada cambian en mi mente, no las veo, y a veces se me hacen todas blancas como los pañuelos de las abuelas.

    ResponderEliminar
  41. Terribles años, Malena.
    Actualmente, en muchos paises, el mayor de los terroristas es el estado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  42. Llegué tarde para tu entrada, aunque bien mirado nunca es tarde para acordarse de esos años de mierda.
    Te dejo un saludo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  43. "Algo habrán hecho" siguen diciendo algunos.. Parece mentira.

    ResponderEliminar
  44. Nada que agregar... seguir gritando NUNCA MÁs! y manteniendo la memoria por años y años, siglos y siglos, para que realmente sea nunca más.
    Un abrazo. Me gustó mucho este post, aunque duele y mucho.

    ResponderEliminar
  45. Mi más sincero apoyo y reconocimiento. Al otro lado del Charco también seguimos intentando curar las heridas de manos asesinas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  46. Esos son los que quieren que olvidemos, esos.

    ResponderEliminar