martes, 7 de febrero de 2012

Los del barrio

Al gordo Ramirez lo conozco desde que eramos chicos, del barrio. Así como lo ves ahora, no te imaginás lo pelotudo que era, un mariconcito, un nene de mamá. Se calentaba porque siempre lo mandábamos al arco. Y qué quería, si no servía para nada. Si le hacías un caño o lo empujabas un poco se largaba a llorar. Después teníamos que aguantarnos a la madre, gritando como loca. La verdad es que nos gustaba hacerlo moquear. Ponía una cara rara, tratando de tragarse las lágrimas y mantener la dignidad, que era un show. La joda que más nos gustaba era decirle que la hermana se encamaba con el almacenero. Se ponía como loco. Já, me acuerdo cuando le bajamos los pantalones adelante de la negrita que vivía en la esquina; estaba loco por la negrita. Era re divertido el gordo. Después pegó el estirón, nos sacó una cabeza a todos y adelgazó, pero para nosotros siguió siendo el gordo Ramirez.
Ayer lo ví en el barrio. Había ido a visitar a la vieja. Me dijo Cucho que trabajaba en esta empresa, que era gerente o algo así y se me ocurrió venir a visitarlo, a ver si me puede dar una manito porque ando sin laburo. Por los buenos tiempos, viste.

¿Estás segura que te dijo que no conocía a ningún Ricardo Sandoval? Volvele a preguntar, dale. Sandoval, del barrio, decile.

60 comentarios:

  1. Linda forma de contar algo que nos pasó a todos.....
    Quien no tuvo un gordo Ramirez en el barrio y de vez en cuando siente un poco de verguenza por el maltrato?
    Al menos al gordo del mio......no le fue tan bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah. Claro, el señor se iba sin despedirse. Muy bonito, eh.

      Eliminar
  2. Muy cierto lo que dice el Señor Dany. Nuestro gordo, el de mi clase, acaba de tener un hijo, 10 días antes que yo. Y manda al mayor al mismo colegio que la mía mayor, así que en dos años me reencontraré con él. Espero no tener que pedirle ningún favor.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que el hijo del gordo no cobre venganza en su nombre!!!

      Eliminar
  3. Es tan bueno cuando la vida te resarce. Es tan bueno, pero no tan frecuente...

    Saludos, Malena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De una manera u otra, siempre te resarce.
      Párate en la puerta de tu casa y verás pasar el cadáver de tu enemigo.

      Eliminar
  4. Y...los gordos bolú adelgazan, viste Richard? Yo he notado que ser el vivo o el boludo de la barra no son cargos fijos...

    ResponderEliminar
  5. Te vi en un blog amigo, quice pasar y me gustó tu relato asi que me quedo por convicción y con tu permiso. Y te invito a conocer mi espacio
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adelante. Ponete cómoda. Paso por el tuyo a visitarte.

      Eliminar
  6. Y de las gorditas también hay que cuidarse, después adelgazan se ponen de novia con el gordito y complotan juntos la venganza.
    Leeee paso a una vecina...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las gorditas somos más jodidas que los gorditos, generalmente. Y tenemos mejores ideas para complotar.

      Eliminar
  7. la aneédota es muy buena, Male pero lo que más me gusta es el tono intimista para narrar. CLAP CLAP CLAP GENIAL

    ResponderEliminar
  8. De chicos solíamos cargar al primito de uno del grupo. El primito era el típico alfeñique de Charles Atlas, pero un día creció, creció, y creció para arriba y para los costados hasta convertirse en un bruto ropero. Afortunadamente parece que no se acuerda la mitad de las cagadas que le hicimos, y por obvias razones decidimos no recordárselas. Es mejor no despertar al gigante dormido.

    Muchos años después, tal vez porque todavía sentía algo de culpa, le di la oportunidad de venderle autos a la empresa donde trabajaba. De a poquito mi karma volvió a estar en equilibrio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hijo mío, ego te absolvo.
      Hay que cuidarse de la furia de los gorditos. Eso del gordo bueno se lo dejamos a Juan & Juan.

      Eliminar
  9. Hace poco me crucé con el gordo bolú de mi barrio, como estamos vendiendo la vieja casa ando bastante seguido por allá, TE JURO QUE ME CAÍ DE CULO... ESTÁ PA´COMERSELO CON LOS DEDOS EL GUACHO, al principio ni lo reconocí hasta que entró a la casa de la vieja...

    Sorpresa y media!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la pelotita. Habría que preguntarle al tipo qué hizo.

      Eliminar
    2. Y el número de celular, de paso.

      Eliminar
  10. No todos los gordos adelgazan, ni mejoran.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto es. Pero algunos flacos engordan, y la cosa se empareja.

      Eliminar
  11. Buh! Yo era la gordita del barrio :( .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo era el bicho raro del barrio. Flaca, siempre con una colita en el pelo y leyendo. La verdad, no era para nada popular.


      Ahora tampoco, pero ya no soy flaca.

      Eliminar
  12. Excelente relato!!! Me encantó. Diche Michael Moore que los vivos del barrio terminan trabajando en una empresa de seguros (o en la cooperativa del pueblo); y los nerds, los nerds a veces te inventan un facebook, un windows, un twitter un megaupload. No un megaupload no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRACIAS!!
      O haciendo documentales polémicos que los llenan de plata (y que después piratean otros nerds). :)

      Eliminar
  13. En esos años se cometen verdaderas atrocidades, que en muchos casos marcan para siempre a las pequeñas víctimas (gordos, flacos, estrábicos o con cualquier atributo "rechazable" socialmente). Excelente manera de contarlo Malena.

    abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La crueldad de los chicos puede resultar insoportable.

      Eliminar
  14. Me encantó el texto. Me gustó mucho. Llegué a tu blog pues encontré sublime el comentario que dejaste en la penúltima entrada del blog de Lobamarino. Y partí para acá.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. La vida, a veces te resarce.

    Cada uno arrastra lo que es.
    El grupo, la masa se burla del debil, y los semi debiles se apuntan para no ser señalados.

    Yo tampoco lo recordaría (o si pero no).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Generalmente son los semidébiles los más crueles. Se ríen de los otros para ocultar así su propia debilidad.

      Eliminar
  16. ¡GENIAL! ¿Sabés qué me gustó más? Que de un tema tantísimas veces utilizado hayas escrito una historia distinta, con tu sello de simpleza magistral, me encantó.

    J&R

    ResponderEliminar
  17. ¡Cuánta crueldad hay en los gallitos del barrio! Y de la escuela: Yo la vi tantas veces en los patios de recreo...Pues esas cosas marcan. A los unos y a los otros. Aunque no siempre el último ríe dos veces ni mejor. Desgraciadamente.
    Y el sello Malena, ¡inconfundible! ¡Bravo!

    Besos transatlánticos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente, no siempre la vida es justa.

      Gracias, compañerito de barra.

      Eliminar
  18. Mira que no acordarse. Pero que desmemoriado es el gordo.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. En la rueda kármica se cosecha lo que se siembra. hay varios gorditos resentidos pululando por ahí, sobre todo porque al ser tanpoco agraciados se dedicaron a estudiar mientras los otros boludeaban y lo boludeaban. Por eso, quizá, garca se hace. Muy lindo relato. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero fueron jodidos con él y eso lo convirtió en un jodido.
      Pero garca que garca a un garcador, tiene cien años de perdón.

      Eliminar
  20. En el colegio había un par de bullys/patoteros, nenes bien, que sentían inmunes. Por lo general zafaban, uno en particular, El Forro, un día se metio con un un pibe de un año inferior, que era más bueno que Lassie, pero...cinturón rojo de judo. Nadie supo bien cómo y porqué pasó, pero sí recuerdan a El Forro volando por el aire y cayendo de espaldas. Hasta donde recuerdo no volvió a joder más a nadie. 10 años más tarde se suicidó/accidentó en una avioneta que piloteaba. Efecto bumeran le dicen...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que cuando andás por la vida haciéndote el cojudo, tenés que aprender a bancarte las consecuencias. Y aunque en principio parezca que no, siempre las hay.
      De pronto me acordé de un político inmune y de otro accidente en avioneta.

      Eliminar
  21. ...Y SI ACASO NO BRILLARA EL SOL....

    ResponderEliminar
  22. Respuestas
    1. Todo (hasta la moda de los pantalones nevados) :)

      Eliminar
  23. Que bien lo hace esta mina, che, no ta tenía. Gracvias por hacernosla conocer a los que como yo, ignortamos algunas cosas.
    bueno...

    Este gordo es un desagradecido, qué querés que te diga. todavía que lo ponían en un puesto importasntísimo en la cancha, (¿o cuando un arquero se ataja un penal no es un heroe?)
    todavía que lo preparaban para la vida, para que se acostumbre a los sinsabores,
    que le daban una mano con la chica que le gustaba, todo en nomre de la sagrada amistad, que él con los años desconoce. No, un tipo así más vale perderlo que encontralo. ¡Una porquería! ¡Qué querés que te diga!

    ResponderEliminar
  24. Perón en el comentario anterior puse los dedos en cualquier parte!!!
    pero se entiende, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se entiende, se entiende. :)
      El gordo, al final, era el guacho del barrio y seguro el dueño de la pelota.


      ¿Viste lo que canta esa mina? Es Ligia Piro, la hija de la tana Rinaldi y Osvaldo Piro.

      Eliminar
  25. Te iba a comentar lo del gordo, pero... ¡bah!, ya sabes me siempre me gusta lo que dices y cómo lo dices ("simpleza magistral" JAJAJAJAJAJA...). Ya no sé si por cómo lo dices, por lo que dices o, simplemente, por que eres tú. Da igual.

    Mejor te digo que no tengo aún planes de morirme, pero si voy y me muero así no más, prometo tirarte del pijama cuando menos te lo esperes.

    Te quiero, Malena.

    Y besos payasos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dale. Te espero. Y no te olvides de traer el asterisco en la solapa. Si podés, mandame antes a la renguita, para que me vaya despertando.
      Te quiero, payaso.
      Besos.

      Eliminar
  26. Sólo le falta llamarse Ramirez al gordo de mi barrio.
    Pero no habré sido tan malo con él, porque seguimos amigos.
    Beso

    ResponderEliminar
  27. Hay gorditos con los que no se jode! Precisamente, son los amigos.

    ResponderEliminar
  28. y me parece PERFECTO que no lo recuerde. Y cuanto más perfecto sería si no lo recordase de verdad.
    Me hizo pensar en "El marica" de Abelardo.

    ResponderEliminar
  29. Qué bien que escribes. Soltura absoluta.

    ResponderEliminar
  30. Dos especímenes típicos del mundo argentino... Uno más garca que el otro.

    Yo hubiera hecho lo mismo, que Ramirez, digo...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  31. Este es un micro evocador de casi todas las infancias rioplatenses.

    Vagaba por la blogosfera y -no se ni cómo- llegué hasta aquí. Este micro me ha parecido una joya, así que me quedo por si regalas más.

    Marcaré el camino desde mi rincón para que los amigos que no te conozcan puedan acercarse.

    Un saludo,

    ResponderEliminar