miércoles, 16 de febrero de 2011

De la elasticidad de la paciencia.




La paciencia de aquella mujer era finita.
Finita y larga, de tanto estirarla.
Había sido - en mejores épocas - una paciencia firme, hasta que a su marido se le ocurrió que era una buena idea probar la resistencia de la misma con fines experimentales.
Tiró un poco de las puntas y mantuvo por un tiempo esa presión. Se adaptó perfectamente, entonces tironeó un poquito más. Al principio costó hacerla tomar esta nueva forma, pero finalmente cedió. El largo de sus brazos le fue quedando chico, entonces hizo que su mujer la tomara por un extremo, él la sostuvo por el otro, y empezó a alejarse. Ellos mismos se fueron sorprendiendo con los resultados. Se estiraba a través de las calles, los bares, los prostíbulos, las rutas.
Fue ella la que notó que estaba a punto de cortarse y gritó. Pero su marido no podía escucharla porque estaba lejísimos de ahí. Los dedos le sangraban de tanto aferrarse al borde, entonces la soltó.
A cientos de kilómetros, el marido recibió el latigazo de la paciencia en plena cara.

55 comentarios:

  1. en esos casos no es bueno dar la otra mejilla...

    besos

    ResponderEliminar
  2. El final es antológico, Malena. Y lo demás, una preciosa metáfora de ciertas "malas costumbres" humanas.
    Te abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Joder, Malena. La de lecturas que tiene este texto. Finitas, pero muchas. Que cada uno saque la suya...

    La última frase es...

    Te dejo aquí mi aplauso y mi sombrero.

    Un beso paciente

    ResponderEliminar
  5. Malena, Malena, tu humor sutil e inteligente es lo que más me gusta. Tu habilidad para llevarnos de la nariz hasta el final perfecto es grandiosa. Tu estilo mmmmmm...humorístico? es perfecto para desenmascarar y sacar a la luz estas "virtudes" que nos rodean. (y no nos hagamos los boludos como el día de san Valentín, esas virtudes a veces las llevamos en el bolsillo, pero nos hacemos creer a nosotros mismos que las lleva el hijo de p-Pii-u-iiii-ta. del vecino, porque nosotros somos perfectos)
    A veces, despés de estirar y estirar, el que la suelta es él, y la pobre tipa, encima, se siente culpable.
    GENIA ESCRIBÍ MÁS!!!! (o pierdo la paciencia)

    ResponderEliminar
  6. Malena, es brutal este relato!!!
    Si no te importa, lo comparto en las redes sociales ;) creo que es de antología.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me encantó!!!

    Justo a mi medida, yo que ando con la paciencia extraviada y ya se me cortó de tanto y tanto estirar.

    En este caso fue el marido el que abusó, pero hay maridos, amigos, hijos, conocidos, colegas, vecinos, familiares, gobernantes y ect ecte cteeeetera que abusan de uno.
    No deberíamos permitirlo, a veces somos responsables de que suceda ese abuso.

    Besos.

    Pato.-

    ResponderEliminar
  8. El hilo se corta por lo más delgado. La paciencia tiene otros rompecabezas. A veces perdemos la paciencia y nos acostumbramos.

    ResponderEliminar
  9. Está genial, Malena.

    Que experimenten, que experimenten sí, y mira lo que pasa!

    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. Cada año tengo más paciencia.
    Pero tambien cada año se elegir mejor con quien y con que.

    Esta fenomeno que le de en toda la cara. Es genial que a ella se le acabara.

    Me gusta tu forma de contarnos.

    ResponderEliminar
  11. La elasticidad emocional requiere del arbitrio de la voluntad, y es precisamente esta facultad la que va minando una relación afectiva edificada a base de material de desecho.

    ResponderEliminar
  12. cada año tengo menos paciencia, pero quien sabe, a cualquiera le pasa, te agarran con la guardia baja y vuuuuuelve a suceder...

    Muy bueno Malena!

    ResponderEliminar
  13. Te felicito, Malena. Muy bueno.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Genial! Como dice Ana, es para que se divulgue por todos lados y se produzca una tormenta de latigazos. Impresionante su carga visual y sobre todo de contenido. Gracias

    ResponderEliminar
  15. Malena, me gusta el relato y lo que encierran esas palabras.
    Todo o casi todo tiene un límite y no quiere mas quien mas se estira sino el que no provoca tener que estirarnos.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Cada día disfruto más cuando me paso por acá a leer tus escritos...muy buenos, nena...digo, por las dudas, los guardas en otro lado,¿no? porque están muy buenos, y me da miedo de perderlos...como ´mis cosas...y sí, también, como a vos... Me voy a estirar un poquito hasta llegar a Pehuajó.

    ResponderEliminar
  17. Toro:
    Ella se fue cantando Voce abosou. :)

    Incal:
    Hay que escapar de ciertos mandatos bíblicos o perderemos ambas mejillas!

    Curiyú:
    Algunas de nuestras malas costumbres nos terminan estallando en la cara cuando menos lo esperamos. Un abrazo (ya te estaba extrañando).

    Kum:
    Todos perdimos la paciencia y todos esperamos a algún Godot. Tantas veces y de tantas maneras distintas que las aplicaciones del cuento son muchísimas.
    Como me gustan tus sombreros! :) GRACIAS.

    Roberto, alias el oso polar, alias el que susurra:
    A veces él suelta el borde y el latigazo lo recibe ella. Es el precio a pagar por no haber gritado antes. Tener paciencia y hacerse el boludo se parecen taaaaaaaaaanto en ocasiones.
    Ay, lamentablemente, yo sé por qué lo digo.
    Sigo, sigo. No te me pongas impaciente.

    Anita:
    No solo no me importa; te lo agradezco muchísimo.

    Pato anónima:
    Hasta blogger abusa. :)
    Yo soy paciente (o terca, no sé) pero hay días que siento que todos se aprovechan de esa situación: hijos, padres, compañeros de trabajo, amores. Vamos, dale, total la negra aguanta. Entonces me digo a mi misma: uno de estos días ...... (y dejo la venganza velada).
    Y nada. Hace 38 años que digo eso y no pasa nada.
    Pero uno de estos días .....

    Dany:
    El rompecabeza de la paciencia es intrincado. Estamos de acuerdo.
    ¿Por qué esperamos? Porque no podemos tomar el toro por las astas, porque nos gusta el rol de altruístas que todo aguantan (la vícitma siempre tiene buena prensa), porque amamos y no queremos perder, porque tenemos una confianza genuina en el cambio. Y esas son solo algunas piezas.

    Su:
    Tiren de la cuerda, nomas.

    Guille:
    Esa es la clave. Saber donde poner la paciencia para no perderla en lugares que no valen la pena.

    Ramón:
    La culpa no es de la elasticidad emocional. El problema es que la relación afectiva tenía problemas en los materiales de construcción.

    Emma:
    Yo cada vez estoy más podrida de esperar a Godot. Pero igual me quedo.
    Un día de estos .....

    ResponderEliminar
  18. Malena, sabes, yo, cuando intentan estirarme demasiado suelo morder... Eso hace que algunos de los/las mas intimos/as, a veces, presenten bellas mordeduras en su cuello...

    Es algo que no falla. En todo caso, antes de morder suelo gritar...

    Si esa mujer, a su debido tiempo, hubiera arreado unos buenos bocados la cosa no hubiera llegado a tanto.

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  19. Torcuato:
    Me alegro que te haya gustado.

    Pablo:
    Muchísimas gracias a vos!!

    Carmela:
    Exigir del otro más de lo que puede dar, es una señal de egoísmo y eso rara vez tiene que ver con el amor.

    Marce:
    Graciaaaaaaas.
    Nop, no guardo nada.
    Te acordás cuando hace muuuuuuuucho me pediste te mostrara lo que escribía?? Yo te dije que no escribía y era absolutamente cierto. Y aún hoy sigo diciendo que yo no escribo. Solo cuento cuentos.
    No te pierdas.
    ¿Cuándo nos ponemos en campaña para el almanaque?

    Sandro:
    ¡Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  20. Antiqva:
    Hay que aprender a gritar a tiempo y defenderse a mordiscones limpios de los que tiran y tiran de nuestra paciencia. Claro que si.

    ResponderEliminar
  21. Cansados de tirar de la paciencia,
    con desigual empeño,
    se bajaron los dos del mismo sueño,
    cuando el amor los puso en penitencia;
    pasada la razón de la inocencia,
    de la llama y el leño,
    lo que resta de amar no tiene dueño
    y no sirve de nada la insistencia.
    Poco cuenta saber quien es culpable,
    excusas sin sentido
    que levanta el adiós como bandera;
    no hay amor que no peque de olvidable
    y después del olvido
    a quemar los recuerdos en la hoguera.

    Humm, para cuando la historia del hombre que es más bueno que el pan y ella es una bruja. :)

    Muy buen relato, eme, preciso, inteligente, escrito con la paciencia del talento.

    ResponderEliminar
  22. Bravísimo Malena!!!
    El caso de 'aquella mujer' que tan magistralmente describís, no es extraño. Se da con los maridos, los hijos y a veces, incluso, hasta con los padres.
    Qué le vamos a hacer, están los que sólo aprenden a fuerza de latigazos.

    ResponderEliminar
  23. Apuntes:

    "La culpa no es de la elasticidad emocional. El problema es que la relación afectiva tenía problemas en los materiales de construcción."

    -La culpa ya no existe. La han quitado. Sólo hay responsabilidad.
    -La elasticidad emocional es un ingrediente de los materiales de construcción, que se activa de acuerdo al uso que se le den a esos mismos materiales.

    "El rompecabeza de la paciencia es intrincado. Estamos de acuerdo. ¿Por qué esperamos? Porque no podemos tomar el toro por las astas, porque nos gusta el rol de altruístas que todo aguantan (la víctima siempre tiene buena prensa), porque amamos y no queremos perder, porque tenemos una confianza genuina en el cambio. Y esas son solo algunas piezas."

    -La prensa de la víctima es amarilla.
    -El amor que se necesita no es amor, tan sólo necesidad de él bajo una premisa de escasez.

    "hay días que siento que todos se aprovechan de esa situación.."

    -Hazle más caso a lo que sientes y notarás los cambios a tu favor.

    "Malena, es brutal este relato!!!
    (...) creo que es de antología."

    -Eso es totalmente cierto. Ya debería estar en una. :)

    -Felicidades. Te superas con los días. Si sigues así, contadora de cuentos y escritora serán uno y lo mismo también para ti. Nosotros no lo dudamos tanto, pero tú acaso temas que tu éxito se cargue tu musa.

    "(...) para cuando la historia del hombre que es más bueno que el pan y ella es una bruja."

    -Será divertida la espera. Estoy segura. :)

    ResponderEliminar
  24. Simplemente: genial.
    Un abrazo. ^^

    ResponderEliminar
  25. Pues está todo dicho, de finita y dócil sólo puede esperarse que esa materia estirándola se rompa. A saberse que en un punto, ese elástico se llama resignación, es ahí donde al romperse se acaba la paciencia, la tolerancia y el respeto.

    Y no venden repuestos.
    D.

    ResponderEliminar
  26. usté sí que sabe!!!

    pensar y decir, además.


    un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Carlos:
    Tus comentarios siempre superan mis textos. Me quedo con la línea "Poco cuenta saber quien es culpable". Cuando se termina el amor, se conserva lo bueno, se quema el resto y se olvida lo olvidable.
    En la próxima entrada, ella será malísima y él un santo. Lo prometo.

    Patricia:
    Y lo peor que a veces no aprenden! Se quedan asombrados, mirándose la marca en la cara y preguntándose cómo pasó.

    PazzaP:
    La culpa no existe (aunque se siente).
    La elasticidad es una cualidad de los materiales, exactamente. No sé que tan buena, eso si.
    Me encantó la frase de la vícitma y la prensa amarilla.
    Hace unos días leí por ahí: No te necesito, te amo. Me pareció una frase que demostraba una gran sabiduría.
    Muchas gracias por tus palabras.

    Sid:
    ¡Gracias! En serio, gracias.

    ResponderEliminar
  28. Daniel:
    A veces llamamos a ese elástico finito paciencia, para darle un nombre virtuoso. La mayoría de las veces es resignación. Y frente a algunas adversidades la resignación es fortaleza, pero frente a otras, cobardía.

    Miralunas:
    Vamos, vamos. Usté lo dice porque es mi amiga.

    ResponderEliminar
  29. …y finalmente el espíritu se detempla por fortaleza o cobardía.
    Curioso.

    ResponderEliminar
  30. Qué tema este de la paciencia. No lo había pensado en profundidad hasta que te leí. Lo importante es ubicarla en lugares en los cuales valga la pena esperar :)
    Abrazos elásticos

    ResponderEliminar
  31. Malena, tu relato encierra una brutalidad abismante. Una brutalidad genial.
    Es la primera vez que te visito y me has impresionado muchísimo por tu manera tan directa e insencurada de escribir.

    Abrazos desde Copenhague la Eternamente Esperando,

    Ian.

    ResponderEliminar
  32. Boquiabierta y pelipúntica me has dejado.
    Espera, que me remango para aplaudirte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  33. Excelente texto. Suponía que mi paciencia era infinita, hace muy poco comprobé de que no, en parte fui culpable de que el otro tirara y tirara, lo confieso.

    ResponderEliminar
  34. Los abusos a la paciencia, suelen tener impredecibles latigazos finales...

    Implementar la forma de establecer "límites", debería ser algo de enseñanza obligatoria en las escuelas...

    Excelente texto, excelente!!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  35. Me gusta mucho la forma en la que está narrado, muy bien jugado, Malena.
    Hoy ando un poquito puntilloso, y si me permitís te hago una observación, me parece que queda mejor: Finita "pero" larga, de tanto estirarla. que Finita y larga, de tanto estirarla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  36. Malena, lamento decirte que no estás en tu sano juicio. ¿Te diste cuenta de lo que me pediste?
    Yo nunca lo hice.
    Temo no saber darte el gusto, no poder satisfacer tu necesidad.
    Y una vez hecho ya no habrá vuelta atras, tú y yo quedaremos ligados por eso por el resto de nuestras vidas.
    Es algo muy delicado, un hombre debe saber cómo interpretar lo que una mujer le está pidiendo, y yo no sé. Ni mi mujer me pidió una cosa así.


    (Escribí esto a propósito, pa que piquen, ja ja...gente curiosa;) _me parece que te contesto en mi blog lo mismo,ja ja cómo me divierto.
    Después hablamos.

    ResponderEliminar
  37. Malena, una genialidad el relato y su contenido.
    Ojala que ese latigazo haya sido definitivo

    Beso

    Estercita

    ResponderEliminar
  38. Desgarradora metáfora, maravillosamente expuesta.
    Me encantó, enhorabuena!

    ResponderEliminar
  39. Los que me preceden ya lo han dicho casi todo. Encantado de haber encontrado sus letras Srta. Malena.

    Un abrazo

    Octavius Bot

    ResponderEliminar
  40. Daniel:
    Entre esas dos aguas vivimos naufragando. :)

    Saltar del tren:
    El problema es darse cuenta cuando el lugar es el correcto.

    Ian:
    Muchas gracias!
    Besos desde Pehuajó, muerta de calor, esperando un milagro.

    Helen:
    Gracias! Pero no exageres con los aplausos que me pongo colorada.

    Brynhild:
    La paciencia es una virtud, que se desvirtúa con el exceso. A mi me pasa parecido.

    Candorosa:
    Tenemos que sacarnos de la cabeza la idea de que poner límites es malo. Es bueno, es sano, es necesario.

    David:
    Cuando uso la palabra finita hago un juego entre finitud y finura. Por eso se repite en el primer renglón y en el segundo. El "pero" confundiría ese juego.
    Pero me gustan mucho tus sugerencias. Gracias.

    Roberto:
    Es una cuestión de piel. Si te lo pido a vos es porque sé que vas a saber satisfacerme y voy a poder llevar esa marca orgullosa por el resto de mis días.
    Pero no quiero generarte problemas con tu mujer. Vos sabés que la respeto por sobre todas las cosas.
    La propuesta está hecha. Ahora queda la decisión en tus manos.

    (Faaaaaaaa. Con esto los terminamos de matar de intriga, jajajajajaja).

    Estercita:
    Cuando se rompe ese elástico, no hay retorno. Ya lo dice Daniel: no se vende el repuesto.

    Sergio:
    Gracias por tus palabras y por pasar.

    Octavius:
    Yo estoy encantada de recibirlo en mi casa. Bienvenido.

    ResponderEliminar
  41. No problem, vos sabes que nosotros somos opend mind, una cosa como esta no nos pone ni así de nerviosos, es más yo ya lo hablé con mi mujer y ella está de acuerdo. Vos le caés bien, y si esto es un favor, más vale que sea con alguien conocido. Será un placer.

    ResponderEliminar
  42. Me dejás tranquila. Si contamos con su aprobación, no se diga más nada.
    Te voy a estar agradecida de por vida (nunca más literal).

    ResponderEliminar
  43. Quedó buenísimo, Malena.
    Completó la "serie" de mujeres perfectas que casualmente venía leyendo en distintos blogs. A veces la red me asusta, jajá.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  44. Edgar:
    ¡Gracias! La red tiene un costado tenebroso, si. Jjajajajaja.

    ResponderEliminar
  45. Leí más arriba lo que le decía a Brynhild La paciencia es una virtud, que se desvirtúa con el exceso

    Acaso no se desvirtúan todas en el exceso?

    Como le dije a Dany en su blog, este relato es formidable. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  46. Viejex:
    Tendríamos que hacer un repaso de las virtudes pero creo que la mayoría se desvirtúan con el exceso, si.
    Se me ocurre pensar en un caritativo que dona todos sus bienes.

    Muchas gracias por las felicitaciones y por pasar!

    ResponderEliminar
  47. Llegue hasta aca por Dany, buenisimo el relato... Es increible la elasticidad que tiene la paciencia de una mujer... Hay una frase que dice mi mama que me hizo acordar a este texto :"mis tiempos sin largos, pero como todo, en algun momento se termina"
    Me quedo por aca! Besos

    ResponderEliminar
  48. Mariposa:
    Adelante que hay lugar. Y gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  49. Creo que voy a tener que aflojar... La paciencia de mi mujer debe estar por romperse...!
    Pampa

    ResponderEliminar
  50. buenisimo, la sutileza e ironía de tus cuentos es genial, me encantó, sólo pienso que en realidad, el tipo no tenía cara, y el latigazo lo recibió en plena..."jeta"! o no??

    un saludo cordial :)

    ResponderEliminar