jueves, 13 de enero de 2011

El jarrón

"Cuando te inunde una enorme alegría, no prometas nada a nadie. Cuando te domine un gran enojo, no contestes ninguna carta."
Proverbio chino



Susana:
Te escribo para decirte que no insistas; no te voy a dar el jarrón de la abuela. Era tu abuela también, si, pero la que la cuidó todos estos años fui yo mientras vos ibas de baile en baile. Y bien sabés que era bastante hincha pelotas. Ahora te vas a escandalizar con lo que digo y vas a andar diciendo por ahí "qué barbaridad, mirá lo que dice de la pobre abuelita". Pero era insoportable tener que andar licuando la comida porque veía grumos por todos lados y cambiarle cinco veces la ropa por día porque se hacía pis y no quería usar pañales (¿sabés lo que pesaba?). Claro que la quería. Cómo no la iba a querer si nos crió cuando mamá se fue. Por qué te crees que la bañaba, la peinaba, la sacaba a pasear todos los días; el último tiempo hasta le daba de comer en la boca. Pero ¿vos dónde estabas Susanita? Diez años estuvo enferma, diez. ¿Cuántas veces viniste a visitarla en ese tiempo? Cuatro o cinco, pará de contar.
Ahora aparecés para reclamar el jarrón. Y ya sé que te dije en el velorio que te lo iba a dar. Pero no te lo voy a dar un carajo. Prefiero hacerlo pedazos contra el piso.

Carmen

PD: Espero que no te enojes. Al fin y al cabo, somos hermanas. Cariño a los chicos.



37 comentarios:

  1. Que le dé la urnita con las cenizas, jarrón, urnita, segual. :)

    Proverbio tailandés: el que tiene el jarrón que lo conserve y el que no, no.

    Besos a las chicas.

    ResponderEliminar
  2. Carlos:
    No es mala idea. Pero me dijeron que Carmen, ni ésta le quiere dar.
    La sentencia es del nene (que, en realidad, la tomó de mi padre que, en realidad, andá a saber de dónde la sacó). El nene es mi hermanito chiquito y hermoso que apenas cuenta con 30 añitos y del que tenemos que hablar muy bien porque suele visitarme. :)

    ResponderEliminar
  3. Y que cuando te inunde una tristeza no te hagas la buenas y dadivosa, cuando se pase te pueden mandar al carajo!

    ResponderEliminar
  4. Me encantó, Malena. Rezuma ese humor tan tuyo y esa mala hostia que tanto me gusta en tí.

    Las herencias sacan siempre lo peor del ser humano. Ni modo.

    Besos, con jarrón o sin jarrón.

    ResponderEliminar
  5. Que modo tan terrible de recrear el cuento de la cigarra y la hormiga...

    Y que grandes verdades encierra el proverbio chino... Uno, en cuanto está contento, lo promete todo...

    Un abrazo, Malena

    ResponderEliminar
  6. Yo le daría el jarrón pero desde unos siete u ocho metros de distancia y con toda mis fuerzas para ver si le acertaba en mitad de la frente.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Yo le regalaría la botella de oxígeno, la dentadura postiza y el orinal de la abuela...

    Ese proverbio chino hay que llevarlo tatuado en las manos para leerlo antes de darle al teclado.

    Un besazo, Malena.

    ResponderEliminar
  8. Genial, Malena. Retratas exactamente lo que pasa en muchas familias con la herencia. No sé si el jarrón tiene algún valor pero es igual, lo importante es que "la abuela era mía" y ahora que no está, más.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Ahh, entonces debo decir "gran pibe el nene", siempre lo dije. :)

    Besos mañaneros.

    ResponderEliminar
  10. Esto es real? Yo le haría añicos el jarrón en la cabeza, porque viví la misma historia con mi abuela, y cuando se murió, aparecieron los jarroneros. Besos, Yuyo.

    ResponderEliminar
  11. Magah:
    Y no ponerte buena y dadivosa pensando que los otros se van a conmover. Después te ponen un patadón en las nalgas igual.

    Kum:
    Las relaciones familiares son difíciles, porque hay que luchar entre el amor filial y las rabias que siempre existen. Mala hostia ... ya te voy a agarrar. :)

    Antiqva:
    Ni la felicidad ni la rabia nos dejan pensar claro.

    Toro:
    ¿Querés el jarrón? TOMA (directo a la cabeza). Yo creo que también haría lo mismo. Pero carmencita era una buena, en el fondo.

    Alice:
    Jajajajajaja. Siiii, me encantó tu opción.

    Anita:
    El jarrón es lo de menos; se compite por otras cosas, se aprovecha el momento para sacar trapitos al sol. Generalmente pasa cuando muere la cabeza de familia, no?

    Carlos:
    El nene es casi un filósofo. Y mi hermana, una diosa (no quiero que se me ponga celosa, viste).
    Buen día!

    Curiyú:
    No es real. Pero hay jarroneros (me encantó el término tan parecido a carroñeros) en casi todas las familias. Besos bífidos.

    ResponderEliminar
  12. A veces somos humanos, demasiado humanos.

    Muy buena pintura.

    Saludo y beso.

    ResponderEliminar
  13. Ese jarrón tiene la marca de los resentimientos históricos. Primero, nunca le reclamó a la hermana que también cuidara a la abuela. Segundo, de un servicio altruista intenta hacer un cobro de honorarios. Tercero, es una cínica que le manda saludos a los pibes. Moraleja: si vas a trabajar como altruista, no te quejes que te claven en la cruz. Si no lo vas a hacer, entonces reclamá antes, y dejá hacer. Besos.

    ResponderEliminar
  14. 1600:
    Errar es humano, reclamar también.
    Besos.

    Javier:
    Hay algo en la carta y que está relacionado con el proverbio que inicia la entrada que nadie notó (creo que vos sí). Carmen le promete el jarrón en el velorio. No sé hasta que punto la muerte de la abuela la angustiaba o la liberaba. No hablo de felicidad pero cuidar durante muchos años a un enfermo es una carga pesada. Además, hay otro problema en la personalidad de ella: no quiere quedar mal con nadie. Después de mandar a la hermana al carajo, le deja saludos a los chicos. No es cinismo. Fijate que dejo entrever que la madre las abandonó al cuidado de la abuela. La mina tiene miedo al abandono. Tiene horror a que no la quieran. No puede imponerse. Seguro le va a terminar dando el jarrón.
    Pero la hermana también se las trae. Sabía que la abuela estaba enferma, pero dejó que la otra se encargara. Ni siquiera iba a visitarla. Y si se quiere, ella es la cínica. Fijate que va a andar por ahí diciendo "pobre abuelita".
    Uy, que largo quedó.
    Y todo por una simple carta. :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Por un jarrón tibetano,
    de belleza singular,
    las niñas Menendez Liar,
    casi se van a las manos;

    otrora, tiempos lejanos,
    eran las dos par y par,
    pero la Nona marchar
    y adiós al jarrón arcano.

    (por suerte nunca hubo un piano
    en la herencia familiar)

    Se puede decir "carajo" en un blog.

    ResponderEliminar
  16. Todas las emociones fuertes tienen un mcguffin. En tu caso, un jarrón. El detalle detona la carga explosiva. Al final, en frío solo nos acordamos de eso, un jarrón.

    ResponderEliminar
  17. El título, el epígrafe y el texto forman como tres capas de significado. Me gustó leerlo así.
    Un abrazo,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  18. Uh... ¡Me quedé dormido!...con nietos como estas mejor morir sin descendencia, como murió mi padre (genio el gallego)
    Pobre vieja, era una hinchapelotas pero valer un jarrón es como poco, no?
    Lo que más me gustó es imaginarme a las dos minas disputándose el jarrón en el velorio!!
    Esto es humor del más alto nivel!
    El detalle dramático, cuando la mina le dice que prefiere reventarlo contra el piso,es donde salta la bronca acumulada. Lo falaz de su argumento: "es mío porque yo la cuidé".

    Ya te dije una vez, redondito, con todos los condimentos, pocas palabras. Yo te hago la tapa del libro.

    ResponderEliminar
  19. Carlos:
    Jajajajajajaja. ¡Me encantó! Muchas gracias. Ya estoy viendo a Carmen, con el hacha en mano, dándole al piano.
    A ver, probemos .... carajo.
    Si, se puede. :)

    Ramón:
    Tal cuál. El jarrón es la excusa para desatar una guerra latente, es nada (aunque parezca importante).

    Pablo:
    Yo lo imaginé en tres partes también: el epígrafe, la carta y la PD. Cada una sirve para entender el significado final.
    Abrazos.

    Roberto:
    Capaz que si tenía nietos varones no pasaba, pero las mujeres somos viscerales, viste.
    Si vos me hacés la tapa, yo me animo (¡pero lo van a comprar por la tapa!)
    Gracias, zurdo.

    ResponderEliminar
  20. hoy no se lo querés dar...no se lo dés...
    mañana quien te dice, por ahí vuelve la viara y se lo das...y va a estar bien también, viste cómo somos!!!

    :)

    ResponderEliminar
  21. Haha, me encantó. El personaje tiene bastante vida en tus letras.
    ¿Está bonito el jarrón?


    Saludos, Malena.

    ResponderEliminar
  22. Un fin de semana más estoy por aquí. Navegando entre tus cosillas. Genial.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. El pensamiento nos hace mutantes en esta naturaleza instintiva...la especie razona y conjetura actos de egoísmo, envidia, violencia, y todo tipo de maquinaciones mezquinas...Abrazos cálidos sin razonar, solo presenciemos, observemos, contemplemos y aprendamos a ser ramas, troncos, hierbas...

    ResponderEliminar
  24. Emma:
    Así somos. Después que nos sacamos la mala leche, nos transformamos en angelitos de nuevo. :)

    Edgar:
    La verdad, un jarrón de miércoles. Ni valía la carta. :)

    La sonrisa de Hiperión:
    Navegá tranquilo que hay buen viento. Besos.

    Kimbertrancanut:
    Pensar menos, sentir más. Pero a veces los sentimientos son violentos. Entonces hay que pensar para saber encausarlos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Olá neste sábado em meu blog minha coluna poética, uma homenagem ao grupo Roupa Nova e Bruno Martins no chá das 5. Conto com sua visitá lá.

    informativofolhetimcultural.blogspot.com

    Magno Oliveira
    Folhetim Cultural

    ResponderEliminar
  26. Bueno, dale. Pero si está en portugués estamos al horno.

    ResponderEliminar
  27. Y una nunca sabe qué le toca a cada quien... Pero, por un jarrón... ¡que loco no?

    Un abrazo y gracias por el que me dejaste...

    ResponderEliminar
  28. Por un jarrón, pr rabia contenida que tenía que estallar ... andá a saber.

    Otro abrazo más. Siempre son pocos en estos momentos.

    ResponderEliminar
  29. Bueno, el domingo pasó, casi, espero que haya salido el sol por tu alrededor.

    ResponderEliminar
  30. Ah. Baires te mata, pero por suerte tiene puerta para salir!

    ResponderEliminar
  31. Amaneció lloviendo a cántaros. Después salió el sol.
    Pero me dura la nostalgia de domingo. Ya se termina.

    Buenos Aires tiene puerta de salida para mí, pero se queda siempre con algo que quiero.

    ResponderEliminar
  32. tiene un aire costumbrista que me parece soberbio! Y el proverbio chino...fiuu!

    ResponderEliminar
  33. che, era el jarrón del Diego y Cópola??...ja
    Te extrañaba, claro, yo tambien...espero que ande muy bien mi amiga y compañerita

    ResponderEliminar
  34. Seeeee. Faltaba la flaquita esa cantando "¿Quién me la puso?", jajajajaja.

    Ando muy bien, compañero. Extrañándolo. Qué lindo verte.

    ResponderEliminar
  35. Buen epígrafe para la historia. Quienes no soportaron las 7 vacas flacas,que se jodan.


    Contenta de volver a leerte,

    Jess Vilardi

    ResponderEliminar
  36. Qué bueno de volver a verte por acá.
    Para disfrutar las 7 vacas gordas hay que aguantar las flacas.

    ResponderEliminar